Hallan irregularidades en contratos directos de dos Ugel por S/628,614

El Osce detecta que unidades ejecutoras de Morropón y Huancabamba no solicitaron la autorización del Consejo Regional de Piura, pese a que la Ley de Contrataciones lo estipula
Hallan irregularidades en contratos directos de dos Ugel por S/628,614

Hallan irregularidades en contratos directos de dos Ugel por S/628,614

24 de Febrero del 2018 - 10:54 » Textos: Cinthia Cherres » Fotos: Correo

El Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE) detectó diversas irregularidades en las contrataciones directas realizadas por las Unidades de Gestión Educativa Local (Ugel) de Morropón y Huancabamba, bajo el supuesto de la situación de emergencia por El Niño Costero.

El monto observado de los procesos tomados solo como muestra para su evaluación durante dicho periodo ascienden a S/628,614.

SIN EXPERIENCIA

La Ugel Huancabamba decidió contratar de manera directa a la empresa IPMG E.I.R.L. para realizar el servicio a todo costo de “Instalación de cobertura liviana, incluida canaleta”, por S/ 205,618.

De acuerdo al portal del Osce, el proceso se lanzó el 22 de junio del 2017. Ese mismo día, el postor presentó su oferta y al día siguiente, la Ugel aprobó su contrato.

No obstante, la Subdirección de Identificación de Riesgos en Contrataciones Directas y Supuestos Excluidos del Osce advirtió que dicho proceso fue irregular porque no se solicitó la aprobación del Consejo Regional de Piura, sino que se autorizó bajo resolución directoral N° 1699-2017, emitida por el titular de la Ugel, Hugo Negreyros.

“La facultad para aprobar contrataciones directas ha sido atribuida, en el caso de Gobiernos Regionales, al Consejo Regional”, señala el artículo 27° de la Ley de Contrataciones del Estado.

Además, de acuerdo a la Sunat, dicha empresa inició sus actividades el 7 de setiembre de 2016 y fue precisamente la Ugel Huancabamba la que le adjudicó el primer servicio en junio del 2017.

A ello se suma que dicha empresa, cuyo titular-gerente es Cesar Martín Guerra Manrique, solo registra como historial en el Osce una contratación más, que también fue adjudicada directamente por la Ugel Huancabamba, pero que se llevó a cabo un mes antes.

Se trata de la contratación a todo costo del servicio de “Construcción de cuatro ambientes de 7x6 metros”, cuyo valor asciende a S/72,000. Este proceso no ha sido incluida en la evaluación realizada por el Osce.

De igual manera, el organismo supervisor ha observado el proceso realizado por la Ugel Huancabamba para el “Mantenimiento de infraestructura de las II.EE afectadas”, cuyo monto de inversión es de S/118,096.

En este caso, la empresa Arrifer Constructores E.I.R.L., cuyo titular-gerente es Rolando Alejandro Arrieta Vásquez, también registra solo dos procesos como historial de contrataciones, las mismas que fueron adjudicadas por la Ugel Huancabamba.

Además, de acuerdo al reporte de contrataciones, el titular-gerente de dicha empresa se desempeña como supervisor en la Municipalidad Distrital San Miguel de El Faique.

“Ningún órgano desconcentrado de un Gobierno Regional puede ejercer funciones que hayan sido asignadas al Consejo Regional o al titular del Gobierno Regional y que tenga el carácter indelegable”, señala el documento.

En ambos casos, la Ugel Huancabamba obvió incluir las especificaciones técnicas de los trabajos que iba a ejecutar la empresa.

“No se evidencia el análisis efectuado para determinar si lo contratado respondía a lo estrictamente necesario para la atención de la emergencia, dado que solo se hace referencia a la contratación, sin mayor análisis”, indica el Osce.

Al respecto, el titular-gerente de la empresa IPMG E.I.R.L, Martín Guerra, reconoció que la Ugel Huancabamba le adjudicó a su empresa sus dos primeros contratos con el Estado.

No obstante, aclaró que previamente había contratado de manera personal con las municipalidades provinciales de Ayabaca y Huancabamba para brindarles el servicio de entrega de bienes para los programas sociales.

Aunque ambos servicios no guardan relación, Guerra señaló que para él no es necesario contar con muchos años de experiencia ni haber contratado como empresa con el Estado pues el monto de inversión no es elevado.

“Como persona natural he contratado con el Estado. He sido proveedor de bienes para programas de complementación alimentaria... A mí me invitaron para participar y me otorgaron la buena pro. Fue Administración o Infraestructura (las que me invitaron). Además, no nos han cancelado todavía”, indicó.

El empresario agregó que la Ugel Huancabamba sí le entregó un expediente, aunque este no figure en el portal del Seace.

CASO SIMILAR

Por otro lado, el informe del Osce señala que la Ugel Morropón tampoco solicitó la aprobación de las contrataciones al Consejo Regional de Piura, no utilizó el formato 2017 referido a la emergencia por El Niño costero y, menos aún, pidió las garantías aplicables para los procesos de “Adquisición de materiales de construcción, limpieza, seguridad, etc, para los trabajos de rehabilitación de infraestructura educativa afectadas por las constantes lluvias y desbordes de ríos de la región”.

Incluso, para el mismo servicio, la Ugel Morropón contrató a la empresa V&V Construcciones Supervisión y Servicios Generales S.C.R.L. (S/173,642.00), y a Luis Alberto Vidangos Navarro (S/131,437.00). Ambos con dirección fiscal en la provincia de Sullana.

“Se señaló que no correspondía entregar la presentación de la garantía de fiel cumplimiento; sin embargo, no resulta aplicable ninguna de las excepciones establecidas”, indica el documento.

RECOMENDACIONES

El Osce ha recomendado al gobernador regional de Piura, Reynaldo Hilbck, evaluar si corresponde el inicio del procedimiento para la determinación de responsabilidades a que hubiere lugar por los referidos incumplimientos.

En tanto, la comisión de Fiscalización del Consejo Regional de Piura ha remitido el informe a la Procuraduría Pública Regional para que evalúe interponer una denuncia penal contra los funcionarios y servidores de las Ugel Huancabamba y Morropón por los presuntos delitos de colusión usurpación de funciones, negociación incompatible o aprovechamiento indebido del cargo y demora a los actos funcionales.

El secretario técnico Anticorrupción, Jaime Távara, dijo que ambas Ugel incurrieron en presuntas irregularidades porque, además de no solicitar la autorización del Consejo Regional, tampoco convocaron a una licitación pública por superar las ocho Unidades Impositivas Tributarias (UIT).

“No tenían la facultad para contratar directamente y regularizar servicios y bienes. Cuando pasa de las 8 UIT tiene que pasar por el Consejo Regional y no han pasado, sino mediante resoluciones directorales”, señaló.

La Osce señaló que “las Ugel Morropón y Huancabamba no son órganos desconcentrados del gobierno regional, pues ambas forman parte de la estructura orgánica de la Gerencia de Desarrollo Social; es decir, dependen jerárquicamente de dichas Gerencia, por tanto no cabría aprobar contrataciones”.

RESPONDEN

El director de la Ugel Huancabamba, Hugo Negreyros, dijo que no tiene conocimiento sobre el informe de la Osce, el cual observa los procesos de licitación, pese a que se otorgaron durante su gestión.

En tanto, el encargado del área de Abastecimiento de dicha unidad ejecutora, Guido Córdova, señaló que en los próximos días remitirá un informe sobre las observaciones de la Osce.

“El proceso se realizó bajo un reporte de colegios focalizados, fueron 65 colegios que estaban afectados”, indicó al ser consultado por la falta de un expediente técnico para el procedimiento.

Sobre la falta de experiencia de las empresas contratadas, el servidor se quedó callado. Lo mismo ocurrió cuando se le preguntó por la demora en levantar las observaciones de los procesos directos.

En otro momento precisó que “estamos terminando de redactar el informe, estamos implementando y corrigiendo de lo que se ha obviado. Todavía no hay ningún tipo de investigación (en la Ugel)”.

Este Diario intentó comunicarse con el director de la Ugel Morropón, Juan Espinoza, pero no contestó las llamadas.

Ojo en Familia

Lo más leído