Piura: La iglesia San Martín de Tours abrirá nuevamente sus puertas (FOTOS)

Había sido afectada por el sismo de 6 grados registrado el 15 de marzo del 2014

16 de Abril del 2016 - 12:46 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Correo

Tras cerca de dos años de trabajos, mañana domingo 17 de abril a las 10:00 de la mañana se realizará la reapertura de la iglesia San Martín de Tours de Sechura, ubicada en la región Piura.

La remozada iglesia es uno de los templos más grande de la Arquidiócesis y una joya arquitectónica de los tiempos de la Colonia. La misa de reapertura será presidida por Monseñor James Patrick Green, Nuncio Apostólico en el Perú, y por el Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi.

Al inicio de la celebración eucarística, el Nuncio procederá a abrir la Puerta Santa de la iglesia de San Martín de Tours, que ha sido designada por el Arzobispo como una de las iglesias jubilares en la Arquidiócesis de Piura a lo largo de este Año de la Misericordia.

La iglesia de San Martín de Tours de Sechura tiene una historia que se remonta a inicios del siglo XVIII y su devenir está íntimamente ligado a los acontecimientos naturales que a lo largo de los siglos han azotado y afectado a esa población. Se ubica frente a la plaza mayor de la ciudad de Sechura, sobre un área rectangular de 32 metros de ancho por 72 metros de largo. 

La construcción del actual templo se inició en 1729, luego de que el antiguo fuera arrasado por la crecida del río el año anterior; a esta obra nueva se dedicó importantes recursos provenientes tanto de la autoridad española, como de la eclesiástica y del aporte de los pobladores. Con el esfuerzo de todos, se erigió una iglesia de importantes dimensiones, reconocida como una obra singular dentro del estilo de la arquitectura virreinal, destacando su amplia planta en forma de cruz latina, el retablo mayor y los altares que adornan las naves laterales. La documentación es bastante precisa y permite saber, por ejemplo, que la campana mayor ubicada en la torre del Evangelio, fue donada por quien fuera el vicario, don Roque Rodríguez de Arenas en 1745 y que desde sus inicios, se privilegió una fachada de estilo barroco mestizo, adornada con columnas

salomónicas.

Ojo en Familia

Lo más leído