“Son pocos casos de violación con sentencia en Piura”

Maritza García señala que realiza seguimiento de algunos casos “sorprendentemente archivados”. En tanto, el presidente de la Corte de Piura plantea especialistas en la investigación y procesos más rápidos
“Son pocos casos de violación con sentencia en Piura”

“Son pocos casos de violación con sentencia en Piura”

01 de Noviembre del 2017 - 09:32 » Textos: José Martínez » Fotos: Correo

En momentos en que está sobre el tapete el rechazo general a la violencia contra la mujer, queda en evidencia que el trámite de las causas de violación sexual en la región no es rápido y en algunos casos no prospera, como esperan las denunciantes.

POCAS SENTENCIAS. La congresista Maritza García, que fuera presidenta de la Comisión de la Mujer, sostiene que “son muy pocos los casos de violación sexual sentenciados en Piura, por el retardo en la administración de justicia, que es un problema general”.

Señaló que en realidad hay varias personas que están en el penal de Río Seco, privados de su libertad, pero su situación legal aun no se resuelve jurídicamente.

“Todavía están con ampliaciones de presión preventiva. No los están sentenciando con la celeridad que el caso amerita”, expresó.

La parlamentaria sostuvo que hay “un retardo en la administración de justicia completo, absoluto, pero también hay que ser consciente que hay excesiva carga laboral”.

INTERNOS. García señaló -en base a información recibida- que 39 personas, de diferentes zonas de Piura, Bajo Piura, Ayabaca, Huancabamba y otros lugares de la región, están actualmente recluidas en el penal de Río Seco, específicamente por el delito de violación sexual en agravio de menores.

Aparte, el año pasado se han producido dos decesos de personas que purgaban condena por violación sexual: un docente y un anciano, que había sido condenado a 30 años de cárcel.

ARCHIVADOS. La parlamentaria dijo que el 80% de denuncias de violación sexual en agravio de menores de Morropón, que está investigando, “sorprendentemente son archivadas”.

“Me parece inconcebible, porque los certificados médicos arrojan la violación sexual”, expresó García.

Detalló que ha centrado su atención en cinco casos que corresponden al caserío Sabila y otros de Morropón, en los cuales la debilidad con la que va el caso desde el Ministerio Público hace que sea archivado por el juez, o a veces no se cuenta con las pruebas de manera oportuna.

Por eso, generalmente el Ministerio Público está ampliando los plazos para llegar a una investigación exhaustiva. Sin embargo, ningún imputado ha salido en libertad por exceso de carcelería, enfatizó.

AGRAVIADA DIO A LUZ. Refirió que en Morropón, hay una adolescente de 17 años, que ya tiene cuatro meses de gestación.

En tanto, en Paita, una niña de 11 años, que ya es madre.

“Este caso es bastante peculiar, porque la menor fue violada por un vecino, pero el Ministerio Público archiva la causa, basado en la prueba de ADN. Hay algo extraño, se extrajo la muestra de sangre para la prueba de ADN de manera separada y sin la seguridad respectiva. porque el imputado estaba internado en el penal de Río Seco”, explicó.

NUEVA PRUEBA DE ADN. Mencionó que no se le comunicó a ninguna de las partes de la diligencia.

“Y no tengo la certeza absoluta, como me dijo la madre en su testimonio, que la sangre que se analizó corresponda a esa persona. Yo conversé con la niña de manera personal y ella me comentó que efectivamente él era la persona que la había violado y está pidiendo a gritos un nuevo examen de ADN, para que se determine la responsabilidad”, detalló la también abogada.

Refirió que ha cursado oficios al fiscal de la Nación para ver la forma de reabrir ese caso, porque de las indagaciones se tiene que la niña dice que es la única persona que la violó, con la que ella tuvo relaciones aquel día, entonces es probable que en el examen haya habido un error doloso o de otro tipo.

“Es un caso bien triste la verdad y de esos hay un montón. La bebé tiene nueve meses de nacida y el caso ocurrió hace año y medio, pero hasta ahora ellos no han logrado justicia”, sostuvo.

CONDUCTA ABERRANTE. El presidente de la Corte Superior de Justicia de Piura, Hernán Ruíz Arias, señaló que “la violencia contra la mujer es una conducta aberrante, irracional, mucho más grave que cualquier tipo de delito, porque agravia a las niñas, jóvenes y mujer en general, como consecuencia de una cultura que se ha impregnado en la mente de estos violadores”.

Refirió que esos desadaptados “consideran que la mujer es un instrumento de uso, de satisfacción, cuando la mujer es una persona, igual que nosotros, que merece respeto”.

“Esa cultura equivocada se ve incrementada por la falta de valores en algunos hogares, que están destruidos, y por la falta de valores en el sistema educativo. Eso hay que atacar, en una estrategia que involucre el cambio de chip, de mentalidad”, indicó.

También hay que impregnar en la juventud, estudiantes y población, el respeto que se debe tener a la mujer, agregó la autoridad judicial.

En forma paralela, se deben “imponer penas drásticas y también los procesos tienen que ser más rápidos”, remarcó.

SE NECESITA. ExpertoS. Resaltó que “para dar respuesta a tanta conducta violatoria y muchas, que se quedan ocultas, tenemos que tener especialistas en buscar la prueba en este delito, especialistas en la investigación, jueces y fiscales, y un proceso que sea más rápido ante el incremento de casos que se está viendo últimamente”.

Demoran mucho, “porque estos procesos se ven como un proceso común”, dijo.

La opción es especializar por lo menos a los jueces y a los fiscales, si no se crean juzgados especializados para ese delito, indicó Ruíz Arias.