Día de Todos Los Santos: Tómbolas o altares hechos de pan en cementerios

Hasta el medio día se ora por los muertos que llegaron de “visita” y luego se les permite partir de regreso
Día de Todos Los Santos: Tómbolas o altares hechos de pan en cementerios

Día de Todos Los Santos: Tómbolas o altares hechos de pan en cementerios

02 de Noviembre del 2017 - 09:06 » Textos: Edgar Almanza » Fotos: Edgar Almanza

Hoy cientos de puneños se reúnen en los cementerios de la región para recordar a sus seres queridos en el día de Todos los Santos. La festividad tiene aspectos resaltantes en la ciudad de Julio, capital de la provincia de Chucuito.

En Juli los días 30 y 31 de octubre como tradición los hornos rebasan y no hay pan, solo se dedican a la preparación de bizcochuelos, galletas, maicillos, panes circulares, Turku wawas o t’ant’a wawas, empanaditas y sarnitas que tienen precios de acuerdo al bolsillo.

El 1 de noviembre desde la madrugada hasta el mediodía los hornos están llenos con el platillo de fondo, el asado de chancho juleño, aunque otros combinan con pollo al horno.

CREENCIA. Entonces, como tradición oral se entiende y se practica que el 1 de noviembre a las 12:00 pm la tómbola debe estar lista en la sala o habitación donde se recibirá a nuestras almas benditas todo esto preparado en forma de altar o andamio, en donde se coloca el pan que fue horneado.

Lo que no debe faltar es la caña de azúcar y cebollas con “tuquru” o tallo grueso. Según las creencias, el significado es que las almitas toman sombra bajo estos ramos. El día 2 de noviembre como tradición y costumbre es el Día de los Difuntos, entonces este día 2 de noviembre entre las 6.00 y las 8:00 horas, se da paso a las oraciones por el descanso de llamados angelitos o bebés y niños fallecidos, los deudos oficiales ofrecen los postres y potajes preparados incluidos chocolates o ponches sin licor por tratarse niños.

Este mismo día 2 a partir , entre las 9:00 y 14:00 horas o hasta antes de que se haga muy tarde y con la creencia de que las almas benditas tienen que llegar al paraíso en el día y no padecer en la oscuridad, se expresa oraciones por todos los difuntos.

La costumbre continúa a todo el que reza se reparte bizcochuelos, panes, galletas, maicillos, maná y su copa de vino, pasado el mediodía los deudos se trasladan con los familiares y allegados a un lugar adecuado cerca del nicho o sepultura para degustar el asado de chancho, pollo, cordero o alpaca.