Comisión de Constitución evalúa revisar la inmunidad presidencial

Puno: conoce la tradición aimara para cambio de autoridades en Año Nuevo (FOTOS)

La costumbre es que las autoridades realizan su recorrido subidos en camiones, desde donde regalan panes en forma de rosca.

02 de Enero del 2017 - 11:37 » Textos: Jhony Puño » Fotos: Difusión

En la provincia de Yunguyo, cada 1 de enero, se realiza el “Roscassiri” o también conocido como “Turkasiri” que significa cambio, es decir la renovación de los tenientes gobernadores que se despiden tras haber asumido un año de trabajo al servicio de sus comunidades o centros poblados.

La costumbre es que, las autoridades realizan su recorrido subidos en camiones, desde donde van regalando panes en forma de rosca, ademas de frutas, mana, entre otros a los cientos de personas que están espectando el pasacalle, lo propio hacen con los regalos que le dan al alcalde entre diferentes formas de pan como sombreros, cetros, espadas, collarines.

En la actividad de este año, participaron más de cien tenientes gobernadores provenientes de distintos lugares de la provincia de Yunguyo. La actividad inició a las 10:00 horas y se prolongó hasta altas horas de la noche, donde los pobladores derrocharon, alegría y mucha cultura.

CULTURA. El alcalde de la Municipalidad Provincial de Yunguyo, Leonardo Fabio Concori Pilco, hizo referencia a esta tradición, señalando que es parte de las tradiciones aymaras.

“Nosotros continuamos promoviendo todas estas costumbres, agradecemos a los tenientes salientes por el trabajo realizado en el pasado año deseamos éxitos a las nuevas autoridades con quienes siempre estaremos trabajando coordinadamente”, indicó el burgomaestre yunguyeño.

SIMBOLOGÍA. Los panes simbolizan el deseo de bienestar durante los gobiernos y son presentes que los felicitantes van “colgándoles” poco a poco en cada abrazo. 

El gobierno dura un año y es un cargo honorario. Los gastos de representación gubernamental los solventa el elegido de su patrimonio personal. 

Un sistema aimara para evitar el acumulamiento de riqueza indiscriminada personal. La lógica: si alguien está en la capacidad de generar riqueza, bienestar personal, también estará en la capacidad de administrar para lograr bienestar, riqueza comunitaria. En el mundo aimara no existía la pirámide social sino un rombo social.  

Lo más leído