La población de Garbanzal es olvidada por autoridades

Más de 1,200 habitantes del caserío carecen del servicio de agua potable. Además, no pasa el camión recolector de basura de la municipalidad, lo que complica el bienestar de los vecinos, sobre todo los niños y adultos mayores
La población de Garbanzal es olvidada por autoridades

La población de Garbanzal es olvidada por autoridades

24 de Junio del 2018 - 08:35 » Textos: Flor Herrera » Fotos: Correo

La población del caserío de Garbanzal del distrito de San Juan de la Virgen, se siente olvidada por las autoridades tanto municipales y del gobierno regional de Tumbes, actualmente carece de los servicios de agua potable y alcantarillado. Además, existe deficiencias en el recojo de residuos sólidos.

PROBLEMÁTICA. Hace más de 60 años, un grupo de vecinos decidió instalarse en este sector, hoy son más de 1,200 habitantes, quienes día a día pasan penurias por la falta de los servicios básicos de saneamiento.

Los moradores se ven obligados a traer el agua en bidones desde las zonas más bajas para su consumo, y en algunos casos tienen que comprar a los camiones cisternas, esto les demanda demasiado dinero y sacrificio.

Crespín Morán Morales, de 82 años de edad, quien lleva más de 50 años viviendo en la avenida Vista Hermosa, comentó que al mes gasta un promedio de 100 soles, para adquirir el líquido vital.

“En la zona, muchas familias tenemos que comprar el recurso hídrico y almacenar en tanques, bidones y baldes, en algunos casos nos dura 4 o 5 días. Nosotros tenemos que gastar medido para cocinar, bañarnos y lavar la ropa y los utensilios para que nos alcance para la semana, manifestó el vecino.

Muchos de la pobladores también están expuestos a enfermedades estomacales y dermatológicas, debido a la falta de servicio de alcantarillado porque las casas aún usan silos y letrinas para realizar sus necesidades fisiológicas.

Asimismo, en algunos domicilios las letrinas se encuentran deterioradas por lo que se han visto en la necesidad de construir nuevos servicios.

Por otro lado, Morán Morales sostuvo que hace más de dos años el consorcio San Juan de la Virgen cambió la antigua red de agua por una nueva y alcantarillado, pero hasta el momento no contamos con el servicio, pese a que ya se ha instalado la red.

“Las autoridades no nos toman en cuenta ya hemos solicitado muchas veces que nos den solución a este problema. Hasta el momento no han hecho nada al respecto”, sostuvo.

Los vecinos del caserío Garbanzal, refieren que pese a no contar en sus domicilios con el recurso hídrico el recibo por este servicio sigue llegándoles, cuyo monto oscila entre 5 a 20 soles.

“El municipio de San Juan debe mandar con frecuencia un camión cisterna hasta las zonas más altas, donde se ubican las viviendas para proveerles el líquido elemento, debido a que muchos ciudadanos les resulta difícil trasladarse hasta allá con los bidones llenos de agua”, añadió Serevino Sarango.

FALTA DE LIMPIEZA. Otra problemática que atraviesa el vecindario es la falta del servicio de limpieza pública, en vista que no pasa el camión recolector de basura en Garbanzal. Los pobladores refieren que se ven obligados a llevar en sacos los residuos sólidos hasta la vía principal y otros optan por botar en áreas abandonadas.

Algunos moradores prefieren arrojar la basura en las esquinas de sus calles, convirtiéndose esta zona en un foco infeccioso y otros optan por quemar los desperdicios, provocando malestar en los demás, por las fuertes humaredas que contaminan el medio ambiente.

Los habitantes manifiestan que la acumulación de los residuos sólidos en los alrededores del caserío, provoca la proliferación de plagas, moscas, zancudos y roedores que invaden los domicilios con el riesgo de que se pueden presentan alguna epidemia que perjudique la salud de la población en especial los niños y adultos mayores.

Antonia Velásquez Pérez, de 30 años de edad, solicito a las autoridades locales y provinciales que envíen un camión recolector para que puedan recoger la basura y así se puedan evitar enfermedades estomacales en los niños y adultos mayores.

“Ya nos hemos cansado de pedir apoyo a las autoridades y hasta el momento ningún representante se ha manifestado al respecto, los moradores nos sentimos olvidados”, resaltó.

Velásquez Pérez mencionó que hace más de un año ha dejado de coger los residuos sólidos.

SEGURIDAD CIUDADANA. La inseguridad, en los últimos años en el caserío de Garbanzal ha venido disminuyendo debido al patrullaje que viene realizando la Policía en la zona.

Cabe destacar que anteriormente la zona estaba ubicada dentro del mapa del delito como un lugar donde se producían el mayor números de asaltos. Según algunos pobladores con los que Correo conversó, los malhechores aprovechan en hacer sus robos en horas de la noche.

Ante esto la ciudadana Antonia Velásquez, solicitó a las autoridades que realicen mayor patrullaje, con la finalidad de evitar estos incidentes en el lugar y así brindar una mejor seguridad a todos los habitantes que sufren los estragos de estos vándalos.

“Los delincuentes aprovechan un descuido de sus víctimas para arrebatarles ya sea celulares, carteras y dinero”, sostuvo la moradora.

Lo más leído