Obreros alistan paralización por falta de pagos

Ante la posibilidad de que la municipalidad de Tumbes les adeude dos meses de sueldo, los trabajadores protestarían para acelerar el cumplimiento de las planillas. Además, dicha área presenta un déficit perjudicando a la población
Obreros alistan paralización por falta de pagos

Obreros alistan paralización por falta de pagos

10 de Noviembre del 2019 - 08:00 » Textos: Manuel Arselles » Fotos: Correo

Un promedio de 150 trabajadores de limpieza pública, entre conductores, estibadores y barredoras, de la Municipalidad Provincial de Tumbes, alistan una paralización de sus labores para el próximo jueves debido al incumplimiento de sus pretensiones salariales.

Según los trabajadores, quienes solicitaron no divulgar sus nombres por temor a represalias, indicaron que evitarán, como a dé lugar, que se les deba dos meses de sueldos porque, en ocasiones anteriores, les hacen padecer pese a que el alcalde Jimy Silva Mena prometió mejoras en el servicio desde el inicio de su gestión.

PAGOS

Al respecto, el subgerente de Limpieza Pública de la Municipalidad Provincial de Tumbes, Edilberto Peña Burgos, manifestó que desde hace días firmó las planillas para que procedan con el pago correspondiente del mes de octubre; sin embargo, retribuyó la responsabilidad al administrador de la entidad edil por la demora.

Pero, los trabajadores mantienen poca expectativa al cumplimiento de sus haberes debido al embargo de las cuentas municipales, indicando que la autoridad edil los ha reunido en varias ocasiones para prometer mejores e importantes acciones a favor del servicio que, hasta el momento, no se concreta.

“Nos prometieron que nos iban a pagar puntual, y aquí estamos esperando a que se dignen a depositar”, acotó un trabajador.

Diario Correo intentó comunicarse con el gerente municipal, Enrique Ramírez, pero no accedió a contestar las llamadas teléfonicas que tuvieron como finalidad coordinar una entrevista.

Se precisa que los sueldos de los estibadores, quienes recogen las bolsas con desperdicios sólidos, bordean los S/ 930; mientras que los conductores, S/ 1,200.

Por otro lado, manifestaron que la anterior gestión edil, liderado por Manuel De Lama, habría dejado un presupuesto donado por una empresa japonesa para el pago de los sueldos; sin embargo, culpan a Jimy Silva de no cuidar el dinero.

De la misma manera, Correo intentó comunicarse con el burgomaestre por el área de Imagen de la entidad; pero no se pudo concretar la entrevista.

DÉFICIT

En más de 10 meses de gestión de Jimy Silva, la entidad edil solo cuenta con cuatro compactadoras, tres de 15 cubos y una de 18, respectivamente, que recorren la ciudad junto a los centro poblados Andrés Araujo Morán y Pampa Grande, en tres turnos por día.

Sin duda, esto genera que el tiempo de vida de cada vehículo se recorte y, sobre todo, aumenten los costos de mantenimiento, generando que tan solo uno de ellos no circule por más de tres semanas.

Además, cuenta con un volquete que debería ser utilizado para recoger los grandes cúmulos de residuos sólidos apostados en las esquinas, por ejemplo del Mercado Modelo; sin embargo, según refieren los trabajadores, tiene un uso exclusivo para los trabajos de construcción.

En otras ciudades, en caso de emergencia o aumento de puntos críticos, ponen a disposición del vehículo al Ejército para que recojan los residuos sólidos, siempre y cuando, exista alguna declaración de emergencia sanitaria.

Pese a ello, la entidad cuenta con dos camiones baranda grande que circulan en varios sectores de la ciudad.

Sin embargo, existe uno de baja capacidad y es utilizado para el área de parques y jardines.

En su momento, el regidor Robert Dolmos Peña admitió que la entidad necesita adquirir más camiones recolectores o compactadoras porque con cuatro operativas no son beneficiosas para el servicio de limpieza pública.

"La ciudad se mantiene limpia en comparación a otros meses. Aunque, debo reconocer que hay sectores que no se recoge la basura pero poco a poco se mejorará el servicio", acotó.

Por ende, sugirió que al menos la entidad deba tener unos ocho compactadoras para mantener limpia la ciudad.

MEDIDAS

Edilberto Peña Burgos expresó su malestar porque la población no obedece los periodos establecidos de recojo de la basura.

"Hay calles donde el camión pasa hasta cuatro veces al día y los vecinos arrojan sus bolsas a cualquier hora del día", dijo.

Frente a ello, explicó que se repartieron más de 10 mil volantes dando a conocer el horario de circulación de los camiones recolectores y de las multas que se impondrían.

"La gente siempre se va quejar del servicio pero ninguno se da cuenta que estamos cumpliendo con el recojo de la basura", replicó.

Lo más leído