Vecinos de A.H. Las Malvinas claman por agua potable

Los moradores tienen que comprar el recurso hídrico en el centro poblado Andrés Araujo. Además, el desagüe aflora por los resumideros de los baños, e incluso, de las cocinas
Vecinos de A.H. Las Malvinas claman por agua potable

Vecinos de A.H. Las Malvinas claman por agua potable

19 de Marzo del 2019 - 09:22 » Textos: Manuel Arselles » Fotos: Correo

Tras 48 años de fundación del asentamiento humano Las Malvinas, varios sectores del lugar carecen de servicios elementales como una red operativa de agua y alcantarillado, limpieza pública, la seguridad ciudadana, entre otros.

Por ello, las más de 700 familias instaladas están propensas a adquirir enfermedades infectocontagiosas y estomacales por los montículos de basura en las esquinas de las cuadras y, sobre todo, en los cauces de las quebradas como Pedregal.

SIN AGUA

Varios sectores del asentamiento humano Las Malvinas, como 12 de Setiembre, claman por agua potable desde hace más de un año y 4 meses.

Precisamente, la teniente gobernadora, Alejandrina Purizaga Noriega, afirma que varios hogares cumplen con pagar un recibo por la prestación de agua supuestamente adquirida; sin embargo, la mayoría se dirige a Andrés Araujo para comprar el agua potable en bidones.

El costo de cada bidón de 20 litros de líquido vital cuesta 0.50 céntimos. Sin embargo, cada familia gasta entre 30 a 50 soles mensuales. Sumado a esto, deben cumplir con un recibo que Agua Tumbes les remite por 25 soles, aproximadamente.

Definitivamente, los moradores de Las Malvinas pagan por el supuesto servicio más caro de la región.

Asimismo, el morador, Javier Carranza Pereda, afirma que el alcalde provincial de Tumbes, Jimy Silva Mena, se acercó a cada vivienda del sector en época de campaña; pero, hasta el momento, no se ha apersonado al lugar para solucionar aunque sea temporalmente el servicio de agua potable.

“Yo lo traje hasta la puerta de mi casa para que vea el verdadero problema del agua. Él conoce nuestra realidad pero hasta ahora, no viene”, enfatizó Carranza Pereda.

Por otro lado, los moradores de dicho sector confirmaron que se reunieron con la gerente de Operaciones del Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (Otass), Nícida Paredes Hasen en Tumbes, para buscar una solución.

Sin embargo, ella les suplicó que le dieran una prórroga de dos meses para resolver este problema. “Ella nos ofreció que dentro de los dos meses, nos iba a mandar una cisterna por semana pero no ha cumplido”, afirmaron.

“Si yo no cumplo, me voy. A mí me han traído hasta aquí para solucionarles este problema”, señalaron los vecinos del lugar.

Ante la desidia de la funcionaria de Otass, los pobladores optaron por comprar agua en bidones de 20 litros; otros, en depósitos grandes pensando que dicha cisterna iba a solucionar el desabastecimiento del líquido elemental en la zona de forma temporal.

Carranza Pereda afirmó que las redes de agua y alcantarillado del lugar son muy antiguos por lo que deben estar colapsadas por el paso de los vehículos menores y, sobre todo, mayores. “Yo le sugerí el cambio de redes al gerente de Operaciones anterior; pero, como llegó Nícida Paredes, ella prometió que iba arreglar este problema, pero no lo ha hecho”.

Ante el malestar de los vecinos del parque Chilimasa del asentamiento humano Las Malvinas, diario Correo intentó comunicarse con la gerente de Operaciones de Otass, Nícida Paredes Hasen; sin embargo, no accedió a contestar la llamada telefónica.

FOCO INFECCIOSO

Otro problema recurrente del asentamiento humano Las Malvinas corresponde al colapso de los buzones de los desagües.

Según refieren los vecinos, las obras de mejoramiento de agua y alcantarillado se ejecutaron mal debido a que en las viviendas brota la pestilencia a través de las rejillas o resumideros de los baños, incluso, de las cocinas.

Otra acción tomada por los moradores fue clausurar las cajas de desagüe que colindan con las viviendas.

“He tenido que echarle cemento en las rendijas para que no brote el mal olor y rebalse el desagüe”, afirmó una madre de familia.

Sin embargo, el problema persiste en algunos buzones del sector 12 de Setiembre donde se encuentran inoperativos.

Lamentablemente, los mismos vecinos depositan la basura dentro de los buzones generando el atoro y afloro del alcantarillado en las casas contiguas.

Además, se deben cerrar los buzones para evitar cualquier accidente. “Esto es muy peligroso. Hasta un niño puede caer porque el buzón no tiene tapa”, señaló Carranza Pereda.

Otro problema recurrrente corresponde al depósito de los desperdicios en los cauces de las quebradas o canaletas que sirven para el desfogue de la lluvia.

“Los vecinos arrojan su basura en los cauces o canaletas y originan que el desagüe, mezclado con agua de lluvia, se empoce creando un foco infeccioso donde los mismos vecinos están propensos a algunas enfermedades infectocontagiosas y estomacales”, afirmó la autoridad de la zona.

SEGURIDAD

La teniente gobernadora, Alejandrina Purizaga Noriega, confirmó que la inseguridad es uno de los principales problemas de Las Malvinas porque la Policía no patrulla esta zona con alto índice delictivo.

“Cuando uno los llaman, no vienen”, afirmó Purizaga Noriega.

Además, Felisa Valladares Cornejo, subdirectora de la institución educativa N° 118 Víctor Alberto Peña Neyra, aseveró que existen microcomercializadores de drogas ubicados en los alrededores del colegio. “No es que los estudiantes consuman drogas; sino que viven en ese entorno de violencia y eso afectan en su rendimiento escolar”, afirmó la subdirectora.

Lo más leído