Carlos Galdós: “Sí hay exabruptos, pero no son diarios”

El conductor de televisión y showman vuelve con la “Menopáusica” en mayo y responde críticas a su espacio en TV.
Carlos Galdós: “Sí hay exabruptos, pero no son diarios”

Carlos Galdós: “Sí hay exabruptos, pero no son diarios”

24 de Abril del 2016 - 12:15 » Textos: Cris Vilchez cvilchez@grupoepensa.pe » Fotos: Giuliano Buiklece

El showman peruano Carlos Galdós repone su unipersonal “Menopáusica”, negó que en La noche es mía se denigre a la mujer y aseguró que solo juega de manera intencional, hecho que no ha sido bien entendido por los directivos del Ministerio de la Mujer, a quienes les recomendó “afinar bien su puntería”.

¿Hacer la “Menopaúsica” es una especie de catarsis? 

En honor a la verdad, sí. Después de 15 años haciendo shows de todo tipo, hay una cuota de catarsis, pero no es que hago terapia en vivo. El público también sale liberado.

Escribes, conduces radio, televisión y haces unipersonales, cada plataforma te debe exigir ejercicios complejos, ¿en cuál te sientes más cómodo? 

Me encantaría poder vivir de mis shows. Si me dijeras ‘te vas a presentar todas las noches’, lo haría feliz, dejaría la tele, la radio. Todo me gusta, pero si tuviera que elegir uno sería presentarme en vivo y en directo. Me gusta el stand up, el humor, la comedia, el escenario.

El humor que desarrollas en TV no es bien tomado por cierto público, ¿a qué le atribuyes? 

Me imagino. La televisión es una vitrina de amplio espectro y el mensaje va a todo el Perú. En La noche es mía hay humor de amigos, un club de patas que durante el día trabajan un producto, llega el vivo y nos reímos. Con exabruptos, seguro que sí, no son diarios, pero el objetivo real es relajarnos un rato. Frente a cosas locas (la farándula) jugamos con ocurrencias y seguramente caminando al filo, tomando como licencia el horario.

¿Qué le respondes al Ministerio de la Mujer que ha dicho que tu programa promueve la violencia contra la mujer? 

Creo que emitieron una apreciación de una premisa que no se ajusta a la verdad. Dijeron que el programa es sexista, denigra a la mujer, sorprendemos a las invitadas; no es así. Cada cosa en su lugar. Eso ocurre por lo general a las 12 y 40 de la madrugada. Es un juego pícaro con una invitada; por último, es algo pactado. El Ministerio tiene que afinar su puntería un poco más, yo satirizo, soy burlón, soy cachoso. Seguro lo comuniqué de manera muy salvaje, no me siento orgulloso de eso, fue un exabrupto, pero sí considero que ocurren muchas cosas en el espacio como para que se sienten a ver el programa. Ahora, si el Ministerio se está sentando a ver La noche es mía, estamos fregados en el Perú.

¿Te sientes cómodo abordando temas de farándula? 

No me incomoda, entiendo que responde a lo que la audiencia te va pidiendo, también tenemos otro tipo de contenido, el programa es un abanico. No es un programa de farándula, no emito juicio de valor o elaboro teorías, y si lo hago son disparatadas. Lo que ocurre ahí, ahí se queda. El unipersonal me da mucho más como para llegar a mi casa y contarle a mi esposa cómo me fue.

Lo más leído