Marlene Favela: “Es el momento de los latinos en Hollywood”

Protagonista de la telenovela Pasión y Poder destaca el talento y la importancia de los actores latinoamericanos en la competitiva industria estadounidense
Marlene Favela: “Es el momento de los latinos en Hollywood”

Marlene Favela: “Es el momento de los latinos en Hollywood”

24 de Noviembre del 2015 - 09:08 » Textos: C. Vílchez » Fotos: Víctor Vásquez

La bella y talentosa actriz mexicana Marlene Favela, recordada por su encantador papel en la telenovela Gata Salvaje, llegó a nuestro país para promocionar Pasión y Poder, producción de Televisa que se acaba de estrenar por la señal de América Televisión a las 21.00 horas. En esta entrevista, la actriz, que ha superado un derrame cerebral, afirma que este es el momento de los latinos en Hollywood, industria a la que no critica pero tampoco venera.

Como actriz exigente que eres, ¿qué te aporta el personaje de Nina Montenegro? Mucho crecimiento. También representa volver a casa (Televisa), con la gente que me vio crecer como actriz y persona. Nina es diferente a todo lo que he hecho antes. Es una buena mala, un personaje humano, que sufre, llora, que puede ser malévola si le tocan lo que es de ella; esa dualidad de Nina hace que me encante.

¿Crees que las características extremas de Nina se ven en otras mujeres? Sin duda hay muchísimas mujeres como Niña. Ella viene de muchas carencias, de tener una infancia difícil, limitada en el aspecto económico, y de repente llega este hombre maravilloso (Arturo Montenegro, papel encarnado por Fernando Colunga), que se deslumbra con su belleza, sensualidad y pasión. Tienen un “matrimonio perfecto”, procrean hijos. Ella basa su vida en la frivolidad, las revistas, la moda. Pero poco a poco vamos viendo una transformación en Nina cuando Arturo, el hombre que ama, ya no la quiere tocar. Ella dice: “¿Por qué, si no le he hecho daño a nadie?; entonces se da cuenta de que existe otra mujer en la vida de Arturo (Julia, rol encarnado por Susana González). Cualquiera enloquece. Yo separo mucho al personaje. Nina no tiene nada que ver conmigo, pero entiendo cómo una mujer puede llegar a matar por una obsesión, traición o decepción.

Personajes muy humanos... Esa es la realidad, somos más humanos; no creo que haya nadie sin lastimar a nadie. Es mentira. Cuando nos hieren, respondemos, y cuando nos lastiman, lloramos. Estos personajes son complejos y bonitos, con un lenguaje agresivo, escenas de pasión. El público ha cambiado, quiere cosas diferentes.

Hace varios años sufriste un derrame cerebral. ¿Cómo afrontaste esa situación? ¡Quedé en shock! Primero, no lo creí, llegué al hospital, asociaba un derrame con alguien inconsciente, pero yo estaba perfecta. En el hospital me hicieron un chequeo, me dijeron que tenía un derrame cerebral, yo dije: “Es una broma, ahorita sale una cámara”. Fue un shock fuerte, no me lo planteaba, no me lo esperaba. Siempre he sido deportista, sana, nunca he consumido nada extraño en mi cuerpo. Gracias a Dios fue rápido, se pudo corregir, estuve dos semanas en shock, pensando que podía morirme. El doctor me dijo: “Si quieres trabajar, puedes hacerlo, estás más sana que antes”. No tuve tiempo de pensar, trabajé en la telenovela El rostro de la venganza. No detuve mi carrera, no lo requería.

¿Cuál fue la causa de ese derrame cerebral? Una malformación congénita en una arteria. Hay muchas personas que lo tienen, pueden vivir con esa malformación, no tiene síntomas, es súbito; cuando se agrava, es porque ya reventó.

Llevas más de dos décadas haciendo telenovelas. ¿No llega el agotamiento? Claro, pero es como un vicio, es adictivo. Te cansas porque son muchas horas en un set, meses interactuando con un personaje, pero cuando es tu pasión, desaparece; además, todos los trabajos te cansan.

Has filmado una película en Estados Unidos, Especies 4, y Playball en República Dominicana. ¿Te atrae Hollywood? Para mí, más que un nombre es hacer un personaje que me aporte, me haga crecer, no importa el idioma, el país. México hace cosas increíbles, tiene escritores y directores increíbles. El nombre no me llama la atención. Si me hablan de donde sea con una gran historia, ¡yo voy!

¿No te incomoda que a los latinos les den personajes de inmigrantes o sirvientes? No estoy de acuerdo con eso. Este es el momento de los latinos en Hollywood. Los productores se están fijando en las figuras latinas porque representan un número importante en el rating. Yo acabo de participar en la serie Jane The Virgin con una actuación especial. Interpreté a una estrella de telenovelas latinas. No todos los roles son así, no hay personajes malos. Somos actores y tenemos que hacer de todo; de repente somos los príncipes, los mendigos, los reyes, luego los malos y los buenos. De eso se trata la profesión.

Lo más leído