Toño Jáuregui: “Salim Vera y Manolo Hidalgo son traicioneros”

Músico y compositor ofrecerá mañana un concierto en el Teatro MVLl de la Biblioteca Nacional del Perú
 Toño Jáuregui: “Salim Vera y Manolo Hidalgo son traicioneros”

Toño Jáuregui: “Salim Vera y Manolo Hidalgo son traicioneros”

20 de Noviembre del 2015 - 09:57 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Correo

Tras alejarse de Libido, banda peruana de rock que consiguió fama y reconocimientos internacionales, Toño Jáuregui lanzó Unión Cinema, agrupación con la que duraría poco en el mercado musical porque no le fue bien. Entonces, y debido a discrepancias y disputas con sus excompañeros Salim Vera (vocalista) y Manolo Hidalgo (guitarra), decidió lanzarse como solista al sentirse traicionado por sus colegas cuando más los necesitaba.

Toño Jáuregui le ha dado vuelta a la página, acaba de presentar el segundo sencillo del disco que lanzará en 2016 y se alista para ofrecer mañana un concierto en el Teatro Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Nacional del Perú, con un set list que incluye temas de su autoría con Libido y nuevas canciones.

¿Ha sido difícil tomar ese camino después de Libido? 

Sí, pero al inicio no era tan difícil porque me lo propuse como reto (lanzar su propia banda) y lo hice. Sin embargo, el mercado reducido de nuestro país no me permitía sostener económicamente a la banda y mi familia. Los empresarios que me querían en sus eventos me decían que Salim y Manolo amenazaban con no tocar si me contrataban. Fue una impresión decepcionante. Después empezaron a borrar fotos de Libido en las que yo estaba. Les decían a los fans que Toño ya no pertenecía a la banda, pero ese no era el trato. Yo nunca voy a dejar de ser Lidido. Simplemente ha habido una separación. Después empezaron las discusiones públicas y les prohibí tocar mis temas.

¿Cuándo en realidad empiezan las discusiones? 

En el 2012 ya se sentía una saturación de todos los años que teníamos juntos. Desde que empezó el grupo, yo tenía un liderazgo bastante fuerte en todos los aspectos, las decisiones, las canciones, y creo que eso empezó a pesar. Pudo haber tenido una solución, pero Salim ya no quería que mis canciones vayan o decía que mis gustos musicales ya eran diferentes a los de él. Sin embargo, él no tenía propuestas. Prácticamente era la destrucción del grupo. Hubo un desgaste y en ese desgaste ya hubo mala onda. Allí decidimos separarnos. Y cuando yo empecé mi nuevo proyecto, no me apoyaron. Que tu hermano, que tu mejor amigo, después se convierta en tu enemigo es lo más duro.

Sin embargo, querías volver a juntarte con ellos...

Lo quise hacer porque era un festival importante que yo estaba organizando y meses antes había tenido un problema económico muy duro. Quería ver si en ese momento había un tema de solución, ver qué tanto molestaba a ambas partes para poder solucionar y que nos vaya mejor a todos, porque yo creo que nos podría ir mejor si nos juntamos, y más si tengo esa necesidad. En cualquiera de las formas, esa fue la intención, ver si se podía dar. No me imaginé que no podía darse, que iban a negar esa petición.

¿Y aún tienes esperanzas?

No. Ese fue un momento medio desesperado. No me imaginaba la envergadura de esa actitud. Pasado ese momento, y habiendo superado ya ese impasse, es cuando decido salir como Toño Jáuregui de Libido, es decir, decido recuperar mi posición solo. Ya no me interesa la unión y me da pena porque no vamos a poder satisfacer a la gente que quiere vernos juntos. En estos momentos no lo haría porque para tener una banda necesitas tener personas a tu lado con las que armonices y ahora no me provoca tocar con ellos.

Pero no lo descartas...

Tendría que ver qué otras circunstancias aparecen en el futuro. Yo creo que no hay que decir no a nada. Para mí lo más grave es que ante una necesidad me hayan dicho que no, además de la sumatoria de todo lo que han hecho. Yo he apoyado a Salim por años de años ante las 50 mil necesidades que haya tenido. Entonces, yo lo siento como una traición. Para mí, estas dos personas son traicioneras.

Lo más leído