Argentina: Perrito no se aleja de la tumba de su dueño

No se conoce el nombre de la mascota, pero su tierna historia fue compartida en las redes sociales
Argentina: Perrito no se aleja de la tumba de su dueño

Argentina: Perrito no se aleja de la tumba de su dueño

08 de Mayo del 2018 - 17:15 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: La Voz del Interior

El cariño de los animales hacia el ser humano es único. Existen muchos casos que retratan este amor incondicional, como la película "Siempre a tu lado, Hachiko", en el que se sabe de perros que acompañan a sus dueños durante toda su vida, en los momentos más difíciles, e incluso se mantienen a su lado cuando estos fallecen.

En la ciudad argentina de Boulogne, en Buenos Aires, la historia de un perrito, del cuál se desconoce el nombre, ha conmovido las redes sociales y a todo aquel que sabe lo que es perder un ser querido. Días atrás, Julian Frattini Occhi compartió en Internet lo que presenció cuando fue a visitar la tumba de su madre en el cementerio de esta localidad.

“Les cuento que una vez por semana voy a visitar la tumba de mi mamá al cementerio de Boulogne. Más allá de la tristeza y el dolor personal que siento por su reciente partida, no puedo evitar sentir una mezcla de tristeza y ternura por un ser que todavía está con nosotros, un hermoso perrito de avanzada edad, que nunca abandona la tumba de quien pareció ser su dueño antes de dejar este mundo”, relató Julián.

“Cada vez que voy esta siempre ahí, sea la hora que sea y quienes trabajan ahí, me dicen que no quiere irse, así como comprobé que no quiere que lo agarren por miedo a que lo alejen de ese lugar”, continuó. Asimismo, detalló que “por primera vez y luego de dejarle comida dos veces", el animal se acercó solito hacia la tumba de su mamá, la cual está a 80 metros de donde yace la de familiar humano.

En su relato, el muchacho hizo un pedido muy especial a quienes visiten el cementerio: “Les cuento esto, para que quien suele ir a dicho lugar, si no le es mucha molestia, pueda colaborar dejándole un poco de alimento. (El agua se le provee en un tachito, de la canilla que tiene en frente suyo”.

“No sé cómo se llama y mi intención no es otra más que hacer que este leal y viejito ángel, tenga un pasar más agradable hasta el día en que le toque reunirse con su extrañado amigo", concluyó.

Fuente: La Voz del Interior

Lo más leído