Daniela Cabrera y Fátima Sotomayor: "No hay que ser millonario para viajar mucho"

Dos jóvenes aventureras han desechado la comodidad de un trabajo de escritorio
Daniela Cabrera y Fátima Sotomayor: "No hay que ser millonario para viajar mucho"

Daniela Cabrera y Fátima Sotomayor: "No hay que ser millonario para viajar mucho"

27 de Febrero del 2018 - 15:00 » Textos: Johana Ugaz » Fotos: José Luis Cárdenas

Viajar es uno de los propósitos más populares a inicio de cada año, pero erróneamente se cree que para lograrlo es necesario invertir fuertes cantidades de dinero. No obstante, Daniela Cabrera (DC) y Fátima Sotomayor (FS) -dos jóvenes que hace un año renunciaron a sus estables trabajos en una oficina- han hecho posible el sueño de conocer el mundo con muy poco presupuesto. ¿El secreto? Una peculiar pero interesante filosofía: “Taper y micro”, de esta manera reducen al máximo sus gastos y aumentan sus aventuras.

¿Cómo nace el blog “Misias pero viajeras”?

FS: Nace en el 2016, cuando empezamos a viajar de forma regular mientras teníamos un trabajo en una oficina. Viajábamos diez veces al año y nuestros amigos nos preguntaban cómo lo hacíamos si éramos asistentes, acabábamos de egresar y teníamos solo 30 días de vacaciones.

DC: Nuestros amigos nos dijeron que podíamos hacer un blog para compartir estos datos, pero jamás pensamos que más gente lo iba a ver. Luego nos escribieron personas con las que no teníamos ningún amigo en común a pedirnos más consejos. Ahí nos dimos cuenta que habíamos encontrado un nicho desatendido, porque nadie hablaba de viajar como una meta alcanzable. No hay que ser millonario para viajar mucho.

Ahorraban como meta de viaje...

FS: Sí. Nos planteamos gastar en lo mínimo, es decir, empezar a llevar siempre lonchera. De ahí viene “taper y micro”. Antes gastaba casi todo mi sueldo en taxi, luego decidí comprarme una bicicleta. Daniela y yo gastábamos demasiado en fiestas, comida, hasta que nos dimos cuenta, después del primer viaje a Piura en el 2015 que nos dio mucha satisfacción, que sí se podía viajar en base a ahorro.

DC: Teníamos una vida de ejecutiva de oficina: jueves de after office, cumpleaños del compañero al que si no ibas quedas mal... pero luego ya no nos importaba quedar como las antisociales si podíamos viajar. Llevaba mi taper al restaurante o llegábamos para el postre. Eso nos ayudó un montón, porque logramos reunir capital para empezar a comprar boletos y seguir viajando.

¿Cómo se conocieron?

FS: Nos conocimos en el 2014 en una fiesta con un grupo de amigos, pero en el 2015 viajamos por primera vez.

DC: En ese tiempo, yo trabajaba en la televisión y le conté a Fátima que nunca había viajado, pero que tenía la curiosidad de hacerlo. Tampoco podía hacerlo con mis amigos, porque cuando viajábamos se querían hospedar en lugares caros y a mí no me alcanzaba. Fátima me dijo que esas cosas le daban igual. Lo importante es llegar, al menos para nosotras.

FS: Claro, justo coincidimos y viajamos cuando salieron los pasajes de oferta. Compramos y le avisamos a más amigos, pero se echaron para atrás y quedamos las dos solas, desde entonces dijimos: “Hay que viajar siempre juntas”.

¿Cuáles son los precauciones que tienen al momento de viajar solas?

FS: Siempre hay un montón de riesgos. Nosotras tratamos de ser precavidas e ir bien preparadas a un viaje. Nunca hemos viajado a lo loco, aunque en algún momento lo haremos para probar. Tenemos que saber dónde nos vamos a hospedar, qué lugares vamos a visitar, cómo se llega a esos lugares, si es seguro ir de forma independiente, y si es inseguro buscar la mejor agencia y que sea la más barata también. Cuando fuimos a México, Daniela averiguó qué barrios eran los más peligrosos para no ir y trazamos nuestra ruta por Google Maps.

DC: Hacemos mucho trabajo previo al viaje para asegurarnos de no meternos en situaciones que vayan a afectar nuestra alegría durante la experiencia. Si vamos a quedarnos en un hostel, leemos las opiniones que tiene desde el 2001 hasta ahora. Estamos muy alertas de todo. Fátima y yo crecimos en lugares en que el peligro es parte de tu vida diaria (risas).

Muchas mujeres no viajan por miedo...

FS: No puedes mostrar miedo ante cualquier tipo de situación. A veces, los taxistas te preguntan un montón de cosas. Nunca des información a nadie.

DC: Una regla de oro es: “Salimos juntas, siempre volvemos juntas”. Nunca recibimos bebidas de extraños. Las reglas que los papás siempre dicen, pero por un periodo de tu adolescencia y juventud ignoras, nosotras las hemos aprendido y aplicado porque sabemos que es importante.

FS: Siempre ten cuidado con tu maleta en el aeropuerto y no llevar todo el dinero junto.

Ojo en Familia

Lo más leído