Marca de moda española Purificación García llegó a Perú con grandes expectativas

Su firma homónima, ofrece prendas masculinas y femeninas, y así como líneas de accesorios
Marca de moda española Purificación García llegó a Perú con grandes expectativas

Marca de moda española Purificación García llegó a Perú con grandes expectativas

21 de Febrero del 2018 - 07:39 » Textos: Pepe Torrejón » Fotos: Ángela Ponce

Su talento y su trayectoria en el mundo del diseño y del desarrollo de productos son la mejor carta de presentación de la española Purificación García, quien llegó al Perú para abrir su primera tienda en nuestro territorio, buscando generar que las peruanas comprendan el gran estilo que tienen, muy parecido al de la mujer española.

¿Cuando tiempo lleva la marca en el mercado? 

La marca comenzó en el año 1975, aunque no de manera oficial, pues la moda siempre ha sido parte de mi esencia

¿Qué te motivó a entrar en este rubro tan competitivo? 

La necesidad de generar una oferta dinámica, que ofrezca una variedad de productos para crear un “armario 24 horas”, como lo he definido.

¿Que piezas debería considerar una mujer dentro de su “armario 24 horas”? 

Desde piezas sport y casuales hasta prendas más formales, como vestidos o chaquetas. Esas son las piezas que una mujer siempre debe considerar dentro de sus básicos y sus clásicos.

¿Cómo definirías a la mujer que busca tus productos? 

Es imposible no decir que lo que yo diseño se dirige a una mujer moderna, capaz, empoderada, con una profesión o una meta clara en la vida y que necesita siempre verse bien. Aunque esta definición está “de moda”, es lo que es

¿Consideras que la moda potencia la personalidad?

Claro que sí. Una prenda bien elegida siempre va a ser de gran ayuda para que alguien sienta seguridad en la profesión que realiza y lo demuestre en su día a día.

¿Cuáles son sus expectativas en el mercado peruano? 

Altas. Luego de abrir algunos otros puntos en Latinoamérica, Perú fue un destino que no podíamos dejar pasar, debido a que la mujer peruana ha evolucionado muchísimo y ahora, incluso, se parece a la mujer española.

¿En que sentido? 

Antes de la apertura de este local, nuestro equipo realizó un análisis previo del mercado; luego de estudiar los resultados, nos dimos cuenta de que las peruanas del sector al que apuntamos se parecen mucho a nosotras, las españolas, pues buscan siempre estar enteradas de lo que pasa a su alrededor y les gusta vestir bien pero teniendo como premisa la comodidad.

Muchos diseñadores buscan identificarse con grandes nombres de la moda. ¿Purificación García tiene algún referente o buscó crear un estilo propio? 

Totalmente propio. Yo creo en la comodidad, en la versatilidad. Mis prendas son fáciles de usar y eso parte del hecho de que mi estilo personal, con el que fundé esta marca, siempre ha sido así. Eso es lo que busco generar en las mujeres que visitan nuestros locales.

Desde su primera colección oficial en 1981, la marca tuvo altos y bajos. ¿Cual es la lección más importante que aprendiste en este negocio? 

Ser coherente con uno mismo, pues como bien me enseñó mi padre desde pequeña: ‘”Si te caes, te vuelves a levantar”. Así de simple. No hay más ciencia ni lección en este negocio.

Hablando de negocios, ¿cuáles son los planes de expansión en el mercado latinoamericano? 

Seguimos con el plan de expansión para posicionar la firma en mercados tan diversos como Colombia, Chile y Perú. Dentro de poco, estaremos entrando a Santo Domingo, en República Dominicana. Nuestro ADN tiene gran acogida en este mercado, por los motivos que ya mencioné; pero no dejamos de lado el mercado europeo.

¿Cómo podrían identificarse las nuevas generaciones de diseñadores con su trabajo? 

Con la perseverancia, con el deseo de conocer siempre lo que está a su alrededor y con el afán de ser mejores cada día. Lo importante es mantener una línea personal que te permita ser el mismo, dentro y fuera del negocio; pero al mismo tiempo demostrar el profesionalismo y la capacidad de tomar decisiones que quizás puedan parecer difíciles en el momento, aunque a futuro será lo que marque la diferencia entre tu competencia y tú.