Mujer es condenada a prisión por compartir mensajes privados de su expareja

La protagonista de esta increíble historia revisó sin permiso los mensajes en Facebook de su exnovio infiel. El afectado pidió cuatro años de prisión
Mujer es condenada a prisión por compartir mensajes privados de su expareja

Mujer es condenada a prisión por compartir mensajes privados de su expareja

13 de Septiembre del 2018 - 13:52 » Textos: Redacción Multimedia

Una mujer deberá ir a prisión tras revisar los mensajes de Facebook de su pareja, un caso judicial en España que refleja estos tiempos en el que las redes sociales han cobrado una gran importancia en la convivencia humana y dentro de las relaciones sentimentales.

Según información de EFE, reproducida por la web de El Mundo, la Audiencia de Palma, en la isla Mallorca, ha condenado a la citada ciudadana –cuyo nombre no se menciona– a dos años de cárcel por acceder al perfil de su novio y leer los mensajes privados, para luego hacer capturas de pantalla y compartir la información con tres amigas.

La sentencia inicial señala que la intención de la mujer era saber si su pareja le era infiel, sospecha que confirmó al encontrar conversaciones de "carácter íntimo". Tras hacer las capturas de los mensajes, la acusada envió dichas imágenes por un grupo de WhatsApp, que tenía junto a dos amigas, e hizo llegar el mismo material a una tercera persona a través de Facebook.

El tribunal provincial desestimó el primer recurso que la mujer presentó contra el juzgado local, que la condenó por delito descubrimiento y revelación de secretos, reafirmando la sentencia. 

Pidió cuatro años de cárcel

Por su parte, el afectado pidió que la condena fuera elevada a cuatro años de cárcel, citando como agravante el parentesco, pues ambos mantenían cinco años de relación. El hombre también solicitó una pena de alejamiento y prohibición de comunicación, además de una indemnización de 12 mil euros.

La sentenciada había alegado que su presunción de inocencia estaba siendo vulnerada, citando que el hombre obtuvo ilícitamente el pantallazo de la conversación, tras ingresar sin autorización a su teléfono y obtener las capturas de los mensajes de Facebook. Dicho argumento fue rechazado, pues se consideró que no hay prueba de que el acusado interviniera el smartphone de la acusada.

Finalmente, el pedido de aumento de pena de prisión que hizo el afectado fue desestimado, pero sí fue admitida su solicitud de una pena de alejamiento. 

Lo más leído