​Óscar Rizo: “Hay una necesidad del peruano de comer sano”

El economista exporta alimentos frescos a Europa, Asia, EE.UU, entre otros destinos. Su empresa vende 100 toneladas de productos al mes, entre frutas y hortalizas listas para el consumo.
​Óscar Rizo: “Hay una necesidad del peruano de comer sano”

​Óscar Rizo: “Hay una necesidad del peruano de comer sano”

01 de Junio del 2015 - 08:40 » Textos: Jorge Cerda jcerda@grupoepensa.pe » Fotos: FOTOs: Tatiana gamarra

Óscar Rizo Patrón era un economista con una compañía que quebró durante el primer gobierno aprista. Ante esta circunstancia, recuerda él, no le quedó otra salida que animarse a crear su propia empresa: Phoenix Foods. Con ella ha podido vender al mes alrededor de 100 toneladas en productos naturales como cebollas, manzanas, zanahorias, guacamole e incluso ensaladas, que vienen selladas herméticamente y listas para el consumo.

¿Como empieza su empresa?

Fue hace 20 años. Básicamente nos dedicamos a brindar alimentos saludables, como frutas y hortalizas al mercado extranjero. Empezamos exportando espárragos a Japón. Sin embargo, desde hace 4 años decidimos comenzar la venta en el Perú. Se trata de alimentos naturales y fáciles de consumir.

¿Qué productos destacan en la marca?

Vendemos jugos 100% naturales, gajos de manzanas, ensaladas, entre otras frutas y hortalizas. Se encuentran en supermercados, restaurantes y hoteles listas para comer. Uno no necesita cortarlas ni lavarlas.

¿Por qué se animó entrar a este rubro?

Porque me di cuenta que una de las ventajas de este país es su agricultura, tiene frutas y hortalizas de excelente calidad, así como abastecimiento para todo el año. También tenemos un clima bueno comparado con otros sitios. Estos beneficios de calidad eran los que quería darle al mundo. Además hoy en día hay una necesidad en el consumidor peruano de comer sano.

¿Cuál es su objetivo?

Seguir creciendo, y lo vamos a conseguir en la medida que se satisfagan las necesidades del consumidor. La gente no solo quiere comer bien y saludable, también necesita practicidad. No tiene tiempo para alimentarse correctamente porque muchos estudian o trabajan y no pueden estar en la cocina. Una cosa es cocinar por diversión, y está bien. Pero, por ejemplo, hay quienes no quieren cortar cebollas por tiempo. Nosotros le damos esa facilidad a la gente, que coma sano a la par que realiza sus actividades personales.

¿Siempre tuvo claro crear su propia empresa?

No, fue algo circunstancial porque la compañía donde trabajaba quebró en el primer gobierno de Alan García. Sí tengo la vocación de emprendedor, pero no creo que sea una regla tener algo propio.

¿Qué lo motiva a salir adelante?

El apoyo de los que más quiero, pues tengo una familia estupenda. Lo más importante al final del trabajo son ellos. Además me enorgullece tener al mando a un buen equipo de trabajadores; conozco bien a las personas de la empresa. Al inicio éramos 30, ahora somos 300 operarios y 100 empleados. Todos empujamos el carro al mismo lado. A los jóvenes les recomiendo que si quieren emprender lo hagan con honestidad, pues nunca hay éxito si uno no es transparente.