Rehenes de Kabul pudieron escapar de los talibanes atando sábanas por las ventanas (VIDEO)

Atentado en hotel Intercontinental dejó, al menos, 18 civiles muertos

21 de Enero del 2018 - 18:41 » Textos: Correo agencias » Fotos: EFE

El asalto al hotel Intercontinental en Kabul dejó al menos 18 personas muertas, 14 de ellas extranjeras, quienes perecieron en el ataque iniciado el sábado y que terminó este domingo, según un nuevo balance del ministerio afgano del Interior.

"El ataque ha terminado completamente después de que todos los atacantes fuesen eliminados", dijo a Efe el portavoz del Ministerio de Interior Nasrat Rahimi. En total, fallecieron seis atacantes, que murieron abatidos por las Fuerzas Seguridad tras un combate de doce horas en el que pudieron salvar la vida a más de 150 personas.

Sin embargo, decenas de rehenes pudieron huir de los atacantes y el dramático momento fue filmado por testigos. En las imágenes se puede ver a los rehenes huyendo desde los balcones mientras el edificio está en llamas. Algunas de las personas que se encontraban en los pisos superiores ataron varias sábanas para bajar hasta los niveles inferiores del edificio. 

Los talibanes han reclamado la autoría del ataque a través de un comunicado de su portavoz Zabihullah Mujahid, quien precisó que sus combatientes identificaron "cuidadosamente" a sus víctimas y mataron a ciudadanos de los países "invasores" y miembros del Gobierno afgano.

NOTA ORIGINAL 

Las fuerzas de seguridad rescataron a 151 huéspedes y empleados del establecimiento, entre ellos 41 extranjeros, que se encuentran ya en un lugar seguro.

"Todas las habitaciones del hotel han sido despejadas una por una, el hotel está completamente despejado y la operación ha terminado. Ninguno de los terroristas continúa en el establecimiento", afirmó Danish.

Una parte de la sexta planta continúa en llamas y los servicios contraincendios se encuentran ya en el lugar para tratar de controlar el fuego, según el portavoz.

La acción comenzó sobre las 21.00 hora local del sábado (16.30 GMT) en el Hotel Intercontinental, situado en lo alto de una colina en el oeste de la capital afgana y siempre bajo un alto nivel de vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad.

El hotel, que ya fue objetivo de un ataque similar en 2011, cuando murieron 21 personas, es frecuentado por extranjeros y afganos adinerados y a menudo acoge fiestas privadas y eventos oficiales como ruedas de prensa, seminarios y conferencias. Nadie se ha atribuido todavía la autoría del ataque. Kabul fue objetivo en 2017 de graves ataques insurgentes.

A principios de mes, once personas murieron, entre ellas cinco policías, y 25 resultaron heridas después de que un atacante suicida detonara los explosivos que llevaba cerca de las fuerzas de seguridad que vigilaban una manifestación en la capital afgana.

A finales de mayo pasado se produjo en la ciudad el peor atentado ocurrido en Afganistán desde la caída del régimen talibán con la invasión estadounidense en 2001, cuando un camión cargado de explosivos causó 150 muertos y más de 300 heridos.

Desde el final de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, el Gobierno de Kabul ha ido perdiendo terreno ante los insurgentes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.

Lo más leído