Cáncer: La mayoría de mutaciones que causan este mal se deben al azar

Con frecuencia el paciente pregunta "¿Por qué yo?", para la que expertos aseguran haber hallado la respuesta: los errores al azar en la replicación del ADN
Cáncer: La mayoría de mutaciones que causan este mal se deben al azar

Cáncer: La mayoría de mutaciones que causan este mal se deben al azar

23 de Marzo del 2017 - 19:47 » Textos: Redacción Multimedia

Cerca de dos tercios de las mutaciones que causan cáncer se deben a "errores" que se producen al azar durante la replicación del ADN, según un estudio publicado hoy por la revista especializada Science.

La investigación, hecha por los científicos Cristian Tomasetti y Bert Vogelstein, del Centro de Cáncer Johns Hopkins Kimmel (EE.UU.), se basa en un nuevo modelo matemático basado en la secuenciación del ADN y en datos epidemiológicos de todo el mundo.

"Es bien sabido que debemos evitar factores ambientales, como fumar, para disminuir el riesgo de contraer cáncer", afirmó Tomasetti.

"Sin embargo, no es tan sabido que, cada vez que una célula normal se divide y replica su ADN para producir dos nuevas células, comete múltiples errores", indicó el experto profesor de bioestadística en el citado centro.

Tener actitud positiva reduce el riesgo de cáncer en mujeres

Esas equivocaciones -subrayó- son una "potente fuente de mutaciones cancerígenas que históricamente se han infravalorado desde el punto de vista científico", por lo que este estudio aporta la "primera estimación de la fracción de las mutaciones causadas por esos errores".

Los autores de la investigación animan a la población a evitar agentes ambientales o estilos de vida que incrementan el riesgo de sufrir un cáncer, pero aún así, muchas personas padecerán la enfermedad por la naturaleza azarosa de esos errores genéticos.

En ese contexto, remarcó Vogelstein, codirector del Centro Ludwig de la citada institución, se necesitan "urgentemente" métodos para detectar el cáncer más temprano "mientras es aún curable".

Los científicos admiten que sus conclusiones están de acuerdo con estudios epidemiológicos que indican que aproximadamente el 40 por ciento de los cánceres pueden prevenirse si se evitan entornos o estilos de vida poco saludables.

Con todo, Tomasetti y Volgesltein hacen hincapié en que su estudio demuestra que el cáncer a veces golpea a gente que cumple todas las reglas de una vida saludable (no fumar, dieta equilibrada, peso sano o exposición escasa o nula a agentes cancerígenos) y que no tiene un historial familiar de la enfermedad.

Esa situación suscita con frecuencia en el paciente la pregunta "¿Por qué yo?", para la que los dos expertos aseguran haber hallado la respuesta: los errores al azar en la replicación del ADN."

"Esos cánceres -insistieron- se producirán sin importar lo perfecto que sea el ambiente".

Los expertos llegaron a esa conclusión tras analizar las mutaciones que provocan un crecimiento anormal de las células en 32 tipos de cáncer, en los que el 65 por ciento de las mutaciones cancerígenas resultaron de los errores en la replicación del ADN.

Según los autores del estudio, hacen falta en general dos o más mutaciones de genes críticas para que se desencadene un cáncer.

En una persona, esas mutaciones pueden deberse a errores al azar en replicación del ADN, al ambiente o a genes heredados.

Teniendo esa circunstancia en cuenta, los científicos usaron su modelo matemático para mostrar, por ejemplo, que en el caso del cáncer de páncreas, el 77 por ciento de las mutaciones se deben a errores al azar en la replicación del ADN.

En otros tipos de cáncer, como el de próstata, el cerebral o el de hueso, más del 95 por ciento de las mutaciones ocurren por esa misma causa.

Vogelstein cree que el estudio debería consolar a los pacientes que han evitado los factores de riesgo y les envió un mensaje: "No es culpa suya. Nada de lo que hicieron o no hicieron fue responsable de su enfermedad"

EFE

LEE TAMBIÉN:

Mujer pierde 35 kilos tras descubrir que sufría de varias alergias

Salud: Conoce las propiedades y beneficios de la alcachofa