Corea del Norte condena a muerte a la expresidenta surcoreana y pide su extradición

El régimen afirma que la exmandatario realizó un plan de asesinato contra Kim Jong-un
Corea del Norte condena a muerte a la expresidenta surcoreana y pide su extradición

Corea del Norte condena a muerte a la expresidenta surcoreana y pide su extradición

29 de Junio del 2017 - 08:25 » Textos: Correo agencias » Fotos: AFP/EFE

Corea del Norte aseguró hoy que condenará a pena de muerte a la expresidenta surcoreana Park Geun-hye por una supuesta trama para tratar de eliminar al líder norcoreano, Kim Jong-un, y pide que se la extradite para aplicarle dicha condena.

En un comunicado conjunto de los Ministerios de Seguridad Pública y Seguridad Estatal y la fiscalía norcoreana que recoge hoy la agencia estatal de noticias KCNA, el régimen dice que "impondrá la pena de muerte" a Park Geun-hye y al exdirector del Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano, Lee Byung-ho, por este supuesto plan.

"Las autoridades surcoreanas han de entregar a la traidora Park Geun-Hye, al exdirector de inteligencia, Lee Byung-ho, y a sus seguidores a la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial del país) en virtud de las convenciones internacionales", reza el texto.

Pyongyang exige su extradición al considerar que son responsables "de un abominable terrorismo de Estado contra la dirección suprema" de Corea del Norte.

El texto se publica después de que un medio japonés publicara recientemente un artículo que acusa a Park Geun-hye, destituida en marzo y en prisión preventiva por corrupción, de pedirle a Lee en 2015 que sacara del poder a Kim Jong-un empleando todo medio posible, incluido el asesinato.

El régimen afirma que ninguno de los dos "podrá apelar nunca esta sentencia incluso aunque les sobrevenga una muerte miserable propia de un perro".

Pyongyang asegura que el plan de Seúl pasaba por hacer que la muerte de Kim Jong-un pareciera un accidente para borrar cualquier indicio de su participación, pero que "la estricta vigilancia" de las autoridades norcoreanas obligó al Sur a desechar el mencionado plan.

Representantes del Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) surcoreano han explicado a la agencia Yonhap que semejantes alegaciones "carecen de fundamento".

Las acusaciones de Pyongyang se producen en un momento de especial tensión en la península coreana a cuenta de sus continuas pruebas armamentísticas, que han tensado el diálogo Norte-Sur aún con la llegada al poder en Seúl del liberal Moon Jae-in en sustitución de Park Geun-hye.

La expresidenta, en prisión desde abril, está siendo juzgada por casi una veintena de cargos, entre ellos abuso de poder o corrupción, por los que encara penas hasta de cadena perpetua.