Temas

Ministro español de Exteriores: "El discurso de Puigdemont fue una trampa"

El president pretende evitar la aplicación del artículo 155 de la Constitución y trasladar la presión al Gobierno
Ministro español de Exteriores: "El discurso de Puigdemont fue una trampa"

Ministro español de Exteriores: "El discurso de Puigdemont fue una trampa"

11 de Octubre del 2017 - 04:41 » Textos: Redacción multimedia » Fotos: EFE

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Alfonso Dastis, estimó hoy que la declamación de ayer del mandatario de Cataluña, Carles Puigdemont, es una trampa "para decir una cosa y la contraria", e insistió que el Poder Ejecutivo pretende dialogar en el marco de la Constitución.

En el programa radial francés "Europe 1", Dastis dijo que Puigdemont "asume que tiene el derecho a la independencia tras el resultado de ese supuesto referéndum y luego pide al Parlamento suspender los efectos de esa declaración. (...) Luego vemos que han firmado algo. No ha habido decisión del Parlamento. Francamente, es algo incomprensible".

Cabe mencionar que el Gobierno español subrayó que "siempre ha dicho que está dispuesto a dialogar y a negociar", "pero en el marco de la Constitución y con los medios ofrecidos por nuestro Estado de derecho".

"Son ellos quienes no quieren. Solo quieren hablar de la celebración de un referéndum en Cataluña que no está permitido por la Constitución".

Para llevar a cabo esa consulta, según Dastis, habría que reformar la Carta Magna: "Es algo que se podría hacer, pero siguiendo los procedimientos de la Constitución, y en todo caso no podemos aceptar que una parte de los catalanes decida por el todo, que es España. No podríamos hacer un referéndum exclusivamente para los catalanes".

El ministro español defendió que el Gobierno "ha actuado de forma responsable, proporcionada y comedida, y continuará así": "Siempre ha tenido una actitud de hacer respetar el Estado de derecho con los medios ofrecidos por el Estado de derecho".

Dastis consideró además que Puigdemont "sigue haciendo lo que siempre ha hecho, avanzar por un camino que conduce a situaciones que no queremos ver para Cataluña", dijo sobre la posibilidad de que derive en "enfrentamientos económicos y sociales".

El ministro se pronunció un día después de que el presidente catalán afirmara que asume el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", pero seguidamente propusiera "suspender los efectos de la declaración de independencia" para abrir la puerta al diálogo.