Tensa calma en Pakistán tras protesta ismalista que dejó 6 muertos y varios detenidos

Manifestantes religiosos exigen la renuncia del ministro de Justicia por un cambio en el juramento de cargos
Tensa calma en Pakistán tras protesta ismalista que dejó 6 muertos y varios detenidos

Tensa calma en Pakistán tras protesta ismalista que dejó 6 muertos y varios detenidos

26 de Noviembre del 2017 - 08:56 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: AFP/EFE

Una protesta, en demanda de la aplicación de la ley antiblasfemia, que bloquea desde hace diecinueve días una de las entradas a la capital de Pakistán, se convirtió hoy en un enfrentamiento que dejó al menos seis personas y 192 resultaron heridas230 policías e islamistas heridos y más de un centenar de arrestados.

La operación policial comenzó a primera hora tras cumplirse un ultimátum de un tribunal a los seguidores del clérigo Khadim Hussain Rizvi, que demanda la dimisión del ministro paquistaní de Justicia, Zahid Hamid, por un cambio en la forma de jurar los cargos electos.

Unos 5.500 efectivos de las fuerzas de seguridad cargaron con pelotas de goma, gases lacrimógenos y cañones de agua contra unos 1.500 manifestantes, que respondieron con piedras, gases y granadas, informó en un comunicado la Policía.

Los manifestantes se retiraron tras los primeros choques, pero regresaron más tarde y, tras varias horas, las fuerzas de seguridad detuvieron la operación sin lograr dispersar la protesta. Estas manifestaciones también se han extendido al menos a otras seis otras ciudades, entre ellas Lahore (este del país) y Karachi (sur).

¿CÓMO SE ORIGINÓ LA PROTESTA?

El clérigo Khadim Hussain Rizv y sus seguidores del grupo religioso el Tehreek-i-Labaik Yah Rasool Allah Pakistan (TLYRAP), comenzaron la protesta debido a que el 2 de octubre el Parlamento de Pakistán aprobó una reforma de la ley electoral en la que se cambió el enunciado del juramento de los cargos públicos de "Yo creo" a "Yo juro" que Mahoma es el último profeta del islam.

Tres días más tarde el Parlamento restableció el artículo en su forma original e incluso el responsable de Justicia trató de congraciarse con los extremistas afirmando en un vídeo que Mahoma es el último profeta.

Sin embargo, los islamistas exigen la dimisión de Hamid y que sean castigados los responsables del cambio en la ley, que consideran un acto de blasfemia, una peligrosa cuestión en Pakistán.