Sexualidad en internet: La importancia de la privacidad

El 90% de los usuarios considera que terceros podrían acceder a su información en la nube. La tendencia indica que Android es el sistema operativo más atacado por los piratas informáticos. También es la plataforma móvil más usada en el mundo.
Sexualidad en internet: La importancia de la privacidad

Sexualidad en internet: La importancia de la privacidad

22 de Octubre del 2014 - 08:24 » Textos: O. Flores Caycho / Infografía: Pilar Macedo

Marisol estaba pensativa. Su novio se iría del país por casi un año y el temor de perder su relación por la distancia empezó a invadirla. Pero en plena charla con sus amigas, una de ellas sugirió algo para mantener viva la llama de la pasión: el Sexting, es decir, el envío de contenido erótico a otra persona a través de la red.

Por: Olga Flores Caycho (@oflorescaycho)

"El sexting es una práctica que se toma con un juego. Si se hace de forma responsable no tiene nada de malo porque estás experimentando un juego sexual, normal en una relación de pareja. No se hace con un fin exhibicionista", explica Silvia Quispe, periodista y redactora de la columna de sexualidad de Diario Correo.

Los comentarios a favor o en contra no se hicieron esperar, recordándonos una de las discusiones más comunes entre los usuarios desde la masividad de la red: la seguridad en el envío de datos, sean estos realmente privados o no. Y este tema ha vuelto a ser el foco de atención luego de que no menos de 15 mujeres, entre cantantes, actrices y deportistas de fama internacional, fueran víctimas del robo de sus datos por parte de un Hacker que se infiltró en sus smartphones. De un momento a otro, decenas de fotografías e incluso videos inundaron las redes sociales, en un ataque claro a la privacidad de una persona que, por uno u otro motivo, tenía material íntimo en su teléfono inteligente.

¿Podemos entonces confiar en la seguridad que ofrece nuestro celular? ¿Qué pasa con las nubes de datos? ¿Es posible tener real privacidad en internet? Las preguntas son muchas y más importantes de lo que uno cree, total, en muchos casos, están en juego los secretos de los involucrados.

EL AFÁN DE SABER

Llamado por los internautas "CeleGate", el caso de las famosas que perdieron sus imágenes íntimas a manos de un pirata informático puso en alerta a quienes suelen usar las nubes de datos para guardar su información. La popularidad de este servicio se ha mantenido en claro aumento en los últimos años, convirtiéndose en una opción interesante para los que no querían abarrotar la memoria de sus dispositivos pese al gran flujo informativo en el que vivían.

Sin embargo, ante la filtración comentada, una de las nubes más usadas en el mundo se vio en el ojo de la tormenta: iCloud.

Diversos medios estadounidenses aseguraron que fue de aquí de donde los hackers lograron robar las fotos de artistas como Ariana Grande, Rihanna, Kaley Cuoco, Hayden Panettiere, Kate Bosworth, Hillary Duff o Jenny McCarth, aparentemente por una falla.

La respuesta de Apple no se hizo esperar:

"Ninguno de los casos que hemos investigado procede de una falla de algunos de los sistemas de Apple, incluidos (la nube) iCloud o (la aplicación) 'Busca mi iPhone'. Cuando nos enteramos del robo, nos sentimos indignados e inmediatamente movilizamos a los ingenieros de Apple para descubrir la fuente", señalaron los voceros de la empresa a través de un comunicado que circuló por todo el mundo.

La preocupación de los usuarios se desplazó a otros portales que ofrecen este servicio y que han visto un aumento en su popularidad en los últimos años.

¿Realmente se puede tener fotos de este tipo en una nube sin temer que sean robadas?

Para el especialista en seguridad informática y Gerente de Sistema de Startlabs, distribuidor exclusivo de ESET en el Perú, Gerardo Sarmiento, la mayoría de empresas que ofrecen este servicio tienen sus propias barreras de seguridad para el usuario. Sin embargo, la seguridad puede ser reducida dependiendo la configuración que se tenga en la cuenta.

"Es cierto que ha habido casos de fallas de seguridad, aunque son raros. Por lo general, casos como el robo que sufrió Jennifer Lawrence tienen que ver con un "ataque de diccionario", explica el experto.

Sarmiento se refiere así a uno de los ataques más comunes en la web: el ingreso a páginas, correos y cuentas tras el tanteo de la contraseña. El pirata informático empieza a probar diversas combinaciones de número o letras para poder dar con el password en cuestión, lográndolo en muchos casos porque el usuario no tiene una clave segura.

Sobre este punto, llama mucho la atención que, en los últimos cinco años, el top ten de las "peores contraseñas en la red" siga siendo encabezado por palabras como "password" o "clave". Las combinaciones "1234567" o "7654321" son también recurrentes entre algunos usuarios que parecen no darse cuenta que dejan "en bandeja" su información.

El peligro parece aumentar cuando tienes un nombre conocido, como en el caso de estas artistas que solo querían mantener un juego sexual con su pareja, sin pensar en lo que esto podría originar.

¿Es entonces el sexting malo?

¿MI PAREJA O MI SEGURIDAD?

La relaciones a distancia han aumentado en los últimos años, pero lo cierto es que el "sexting" no solo es usado por quienes se encuentran lejos.

Un mensaje candente, una fotografía pícara o un video infartante. Cada pareja decide qué enviar y por qué medio hacerlo, siendo algunos de los más comunes los mensajes MMS o los correos electrónicos.

Las opiniones sobre esta llamada moda son diversas, dependiendo muchas veces del ángulo desde el cual se mire. Por ejemplo, muchos expresan que esta puede ser una buena alternativa para quienes desean realizar juegos con su pareja de una manera nueva y divertida, haciendo uso de la tecnología que no deja de ser parte de nuestro día a día.

"Yo no lo veo nada de malo siempre y cuando se realice con alguien que conozcas, que sea de tu confianza. Uno puede hacer sexting con su pareja estable, tal vez si está lejos o quieres solo experimentar, pero no deberías hacerlo con alguien que acabas de conocer, alguien que estás coqueteando, etc", opina Silvia Quispe sobre el tema.

Pero también hay detractores, los cuales indican que es un riesgo demasiado alto no solo para las parejas, sino también para los menores de edad que, por influencia de terceros, pueden unirse a esta corriente sin medir las consecuencias.

Así lo explica la ONG "Pantallas amigas", una iniciativa que busca promocionar el uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia.

Uno de los proyectos en los que vienen trabajando se centra en el envío de contenido de tipo sexual por medio de teléfonos móviles, el cual finalmente puede escapar de las manos del usuario, siendo redistribuido por terceros.

Como explica Gerardo Sarmiento, la seguridad de los datos es pasada a otras manos luego del envío, dejando plena potestad al destinatario de hacer lo que desee con las imágenes.

"Esto también pasa con las redes sociales y las nubes de datos inseguras que generan links para compartir. Lo subido allí deja de estar bajo nuestro control, aunque sea borrado por nosotros. Por eso recomendamos no tener esta clase de información en las nubes de datos, sino en una memoria física", comenta el experto.

Y una vez la difusión empieza, diversos portales pueden hacer uso de la imagen con total libertad, sin importarle las intenciones iniciales de quien envió la foto.

"Esto ya escapa del tema y se convierte en una violación clara de la intimidad de las personas, lo que es un delito. Y muchas veces, por desconocimiento de estos temas de seguridad en la red, son los jóvenes los más perjudicados", agrega Quispe.

A TOMAR EN CUENTA

Es posible evitar el robo de datos, o al menos hacer más difícil la labor del pirata informático deseoso de nuestra información. Los pasos son sencillos, y deben ser aplicados tanto a teléfonos móviles como a laptops, computadoras personales y cualquier otro ingreso electrónico que tengamos.

Por eso:

- Tenga una contraseña segura, la cual no debe ser compartida con otras personas.

- Sepa a quién se le comparte contenido. Evite enviar información a gente que no es de su completa confianza.

- Desactive la copia de seguridad automática de la nube de datos que usa. Trate de elegir manualmente qué cosas subirá en ella.

- Use solo nubes de datos seguras. Las páginas con mayor trayectoria tienen, por lo general, mayor trabajo de seguridad.

- Evite ingresar a sus cuentas personales o nubes desde una conexión WIFI pública.

- No abra archivos peligrosos, aunque el remitente sea conocido. Pueden ser virus escondidos o malwares que finalmente robarán su información.

- Mantenga siempre un antivirus actualizado, así como AntiSpyware

Más allá de la seguridad en torno al envío de material sexual, los consejos de los expertos deben ser tomados en cuenta en todos los aspectos de nuestro almacenamiento de datos.

Recuerde que el robo de información es un delito y la difusión de la misma sin el permiso de los usuarios califica como violación a la privacidad.

No espere ser la próxima víctima de los hackers.