Opinión

Cocaína en cielo peruano

Columna: IVÁN SLOCOVICH

20 de Noviembre del 2017 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El Estado Peruano, a través de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), está terminando de afinar los procedimientos y de reunir la logística necesaria para comenzar a aplicar la Ley 30339 y su reglamento, que permiten intervenir en el aire las avionetas del narcotráfico, que salen del país llevando cocaína hacia Bolivia y derribarlas a tiros en el caso muy extremo de que se nieguen a someterse a las autoridades de nuestro país.

En Puerto Maldonado ya ha sido instalado un radar, se han enviado aviones de caza desde Piura para las intervenciones aéreas y el personal ha sido debidamente capacitado, hasta en materia legal, para frenarle el paso a las llamadas “narcoavionetas” que desde el año 2001 operan libremente sobre nuestro cielo, pues ese año la interdicción fue suspendida debido a un lamentable error que costó la vida a dos estadounidenses.

En la semana que pasó, tal como hemos informado ayer en Correo, se hizo un ejercicio con la Fuerza Aérea de Bolivia (FAB) para que la cacería de las avionetas con droga sea conjunta, con lo cual en breve se estará trabajando al 100 por ciento en la zona de Madre de Dios, a fin de que los responsables de las naves que sacan droga peruana, desde pistas clandestinas que ya deberían estar siendo destruidas por la Policía, lo piensen dos veces antes de acercarse a ese sector del país.

Es conocida la postura de los Estados Unidos, que se opone a este tipo de operaciones debido en parte a la muerte de dos de sus ciudadanos. Sin embargo, como país soberano que somos, nos asiste el derecho de cortarle el paso a estas “naves hostiles” que violan nuestro espacio aéreo llevando droga hacia países vecinos para, luego, comercializarla en mercados internacionales. Se estima que al mes salen entre 20 y 50 “narcoavionetas” con media tonelada de cocaína cada una.

La lucha contra el tráfico ilícito de drogas debe ser frontal, y esta debe incluir el derribo a balazos de las “narcoavionetas”, una vez agotados todos los procedimientos previos al uso de la fuerza, que están muy bien especificados en la referida ley y su reglamento. El rechazo de un país extranjero a las intervenciones aéreas no debe ser motivo para permitir que las mafias de la droga se sigan burlando de las autoridades peruanas.

tags