Opinión

​Congreso de mal en peor

Martín Vizcarra dijo hace unos días que acá nadie tiene corona, pero lamentablemente eso no es verdad

05 de Diciembre del 2018 - 01:55 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El Congreso parece estar empeñado en aumentar su descrédito y el rechazo que los peruanos le tienen desde hace muchos años. En los últimos días han ocurrido dos hechos que contribuirán a que la gente vote este domingo, con sangre en el ojo, en contra de la reelección de legisladores, aunque quizá esto no sea lo mejor para el país, porque nos llevará a tener cada cinco años representantes novatos que empiecen de cero a conocer su labor.

Primero ha sido el caso del congresista condenado por robo de gasolina antes de ser parte del Poder Legislativo, el apepista Edwin Donayre, quien seguirá cumpliendo labores -y cobrando- por lo menos hasta marzo, pues su situación se verá recién luego del receso del verano. Tiene una sentencia dada por un juez que dispone que esté en la cárcel por cinco años y medio, pero para el ex comandante general del Ejército no pasa nada. Es intocable.

Tengamos en cuenta que los militares en retiro que han sido procesados junto a Donayre por el llamado “gasolinazo” ya están en la cárcel cumpliendo sus condenas. Claro, ellos son simples mortales y no tienen inmunidad parlamentaria que los proteja, lo cual está muy bien, pues cuando hay una sentencia judicial, esta debería ser cumplida por todos. El presidente Martín Vizcarra dijo hace unos días que acá nadie tiene corona, pero lamentablemente eso no es verdad.

El otro caso lamentable ha sido el denunciado por la tripulante de cabina Lana Campos, de la aerolínea Latam, quien asegura que fue maltratada en la Comisión de Ética, a la que acudió para explicar los patéticos hechos protagonizados por el congresista fujimorista Moisés Mamani, acusado de tocamientos indebidos. La dama incluso afirma que fue una legisladora, sí, una mujer, la que peor actitud mostró hacia ella durante el tiempo en que se le hicieron las preguntas del caso.

Con un Congreso así no vamos a ninguna parte. Sin embargo, con el rechazo al Poder Legislativo que se expresaría en las urnas este domingo por culpa de los Donayres, Mamanis y demás personajes, quizá en el futuro tengamos situaciones más indignantes. En esto sí soy pesimista, pues en los últimos años la cosa ha ido de mal en peor. ¿Con un Parlamento así algunos pueden seguir soñando que apuntamos al Primer Mundo? Muy difícil.

tags