Opinión

Conservas chinas: Baratas y peligrosas

Columna: RONNIE JURADO

28 de Noviembre del 2017 - 07:00 Ronnie Jurado Adriazola

El escándalo generado por la importación de conservas de caballa con gusanos, procedentes de China, ha puesto de manifiesto algo que ya se sabía.

El Perú podría ser un país líder en la industria de conservas de pescado, porque tenemos el mar más rico del mundo, pero lamentablemente los barones de la pesca, esas siete familias que manejan el 80% de la pesca peruana, junto con los gobiernos de turno, han decidido hace muchos años priorizar la producción de harina de pescado.

Con orgullo -y con ignorancia- se dice que somos el primer productor de harina de pescado del mundo, fabricamos una gran cantidad de proteína de pescado y la exportamos para que otros países alimenten a sus animales y mientras tanto, en nuestro país, los niños de la sierra mueren por desnutrición crónica. ¡Qué paradoja!

A la Sociedad Nacional de Pesquería, aquel club de dueños de barcos, fábricas, etc. que se dedican a la producción de harina de pescado, no le interesa que se fabrique conservas en el país; quiere que toda la pesca se vaya para sus fábricas, incluso se da el lujo de financiar candidatos para que luego den normas que la beneficie.

Actualmente, los conserveros peruanos agonizan por falta de una política que promueva el consumo humano directo. Las autoridades les exigen estándares de calidad superiores a los europeos, mientras que para importar conservas de China, basta una declaración jurada que diga que el producto es de buena calidad.

tags