Opinión

Corrupción desde las empresas privadas

Columna: ALBERTO QUINTANILLA CHACÓN

06 de Diciembre del 2017 - 07:00 Alberto Quintanilla Chacón

El juez Richard Concepción Carhuancho ha resuelto mandato de detención provisional contra altos gerentes de Graña y Montero, JJ Camet Contratistas Generales e Ingenieros Civiles y Contratistas Generales S.A. y, tras ello, la cotización en bolsas de Nueva York y Lima de Graña y Montero cayó entre 8% y 11%. El mensaje que recibimos es positivo: todos debemos ser iguales ante la ley y se están dando pasos en el combate contra la corrupción.

No dejaremos de insistir en que la corrupción, en gran parte, se origina en el modelo de contratación estatal de obras públicas; se licita sin tener estudios definitivos, características ni costo de las obras. Por ello empezamos con un presupuesto y este aumenta sostenidamente, consintiendo en ello a través de las “adendas”. Es imperativo cambiar estas condiciones.

El precio final de la obra se define por la valorización propuesta por el concesionario ejecutor de la obra, y es aceptada por el Estado, con el visto bueno de la empresa supervisora de la obra. Las adendas no son sino la formalización de estas ampliaciones de contratos.

Esta modalidad perjudica nuestra economía. Por ejemplo, la construcción de la carretera Interoceánica, que articula la macrorregión sur, Bolivia y Brasil, uniendo los océanos Pacífico y Atlántico, inicialmente debió costar 920 millones de dólares, y hoy bordea los 4500 millones de dólares sin estar terminada.

tags