Opinión

El mal menor

COLUMNA: Macarena COSTA CHECA

30 de Abril del 2019 - 07:00 Macarena Costa Checa

La columna vertebral del orden democrático en el que vivimos es la representación. Nuestros representantes, al haber sido elegidos directamente por nosotros en las urnas, simbolizan lo más cercano que puede haber a que nosotros seamos nuestros propios gobernantes. Uno elige a quien siente que lo representa, ¿o no? Nuestra sociedad tiende a pensar que nuestra clase política no nos representa. Yo no estoy tan segura de eso.

Nos quejamos de la calidad de nuestros representantes a diario, cuando el hecho cierto es que si en el Congreso hay personajes acusados por tocamientos indebidos es porque nosotros los pusimos ahí. Pero también están ahí porque personas como tú no lo están. Tú y miles de otros hombres y mujeres con un alto potencial, pero con mucho miedo y mucho asco. Tú probablemente no quieras entrar en política porque ya sabes que el Perú es un país sin memoria, y la posibilidad de que en treinta años termines guillotinado por las mismas personas que te elegimos no suena tan descabellada.

Hoy se aplaude a la justicia peruana por haber logrado encarcelar a un gran número de exfuncionarios en la lucha contra la corrupción. Yo me pregunto: ¿acaso esos elogios no se traducen en realidad en críticas hacia nosotros mismos, los electores? No podemos evadir el hecho de que nosotros los elegimos para representarnos. ¿Qué tanto deberíamos sentirnos responsables? Pensemos en si tendemos a votar por lo que queremos, por lo que no queremos o por lo que somos.

Antes de celebrar cada nuevo encarcelamiento por corrupción recordemos que ese no es el objetivo al que como nación tenemos que aspirar. ¿De qué sirve encarcelar a corruptos si nosotros vamos a seguir eligiendo para representarnos, pues, a corruptos? La interrogante esencial parece ser: ¿cuándo aprenderemos los peruanos a elegir representantes honestos, no basándonos en lo que nos dicen prometer para mañana, sino en los ideales que encarnan para el futuro?

tags