Opinión

El muerto de Las Bambas

​Muchos en el norte hemos visto con envidia, en las portadas de los diarios, como una comisión de alto nivel, encabezada por uno de los vicepresidentes y algunos ministros, ha comparecido ante las comunidades de Las Bambas para concretar, in situ, la definición de varios temas en la agenda pendiente del Estado.

25 de Octubre del 2016 - 07:00 Rolando Rodrich

Muchos en el norte hemos visto con envidia, en las portadas de los diarios, como una comisión de alto nivel, encabezada por uno de los vicepresidentes y algunos ministros, ha comparecido ante las comunidades de Las Bambas para concretar, in situ, la definición de varios temas en la agenda pendiente del Estado. Ha hecho bien el gobierno en reaccionar de esta manera, con diligencia, sentándose a conversar para ponerle fecha a aquellas obligaciones y expectativas frustradas que han ido embalsándose hasta derivar en las acciones de violencia, que son a las invitaciones a las que suele acudir el gobierno. Porque, aunque aquí, en ciudades de norte como Piura, se aparente prosperidad por cuatro grandes centros comerciales, hay una cara oculta que pasa factura. Mucha de la riqueza es extractiva, quienes la explotan (pesca, agroindustria, minería) no dejan casi nada aquí, pagan sus impuestos al gobierno central y apenas si ocupan mano de obra. Hasta los langostinos y conchas pasan rumbo a los restaurantes limeños o hacia las exportaciones, no llega a los mercados locales. Lo que sí llegan son sus aguas pestilentes que llenan de moscas a Paita, Colán y alrededores. Lo que sí llega a todas las calles de estas ciudades son los sicarios y asaltantes que por un celular te pegan un balazo mientras seguimos sin saber por qué dicen que los patrulleros son inteligentes. Los hospitales están en una situación penosa, incapaces de evitar la muerte de una persona con hemorragia por bala, sin bancos de sangre, sin incubadoras para bebés prematuros. La gente pierde tiempo y energía transportándose en motos y mototaxis, inseguros y caóticos para el tráfico, porque hace muchas décadas que aquí no existe un medio masivo de transporte público. Son varias las instituciones que quieren tratar estos y otros temas con el gobierno, no solo el alcalde y el gobernador. --¿Cómo podemos hacer para traerlos, sentarlos y ponerle plazos perentorios a esta agenda? -Consíganse un muerto como en Las Bambas, me respondió un amigo. ¿Será?

tags