Opinión

El papel de Nadine y Eliane

No cabe la menor duda de que ella participó del andamiaje que armó Toledo para estructurar Ecoteva

21 de Febrero del 2017 - 07:05 Jaime Asián Domínguez

No se puede soslayar el lamento por la suerte que hemos corrido con los últimos inquilinos de Palacio de Gobierno, unos más embarrados que otros, sobre todo tras el escándalo de los millonarios sobornos devenidos de Odebrecht, pero cuidado que al menos dos ex primeras damas son o deberían ser “terceras civilmente responsables”, por llamarlas de alguna manera, en la investigación que afrontan sus respectivos cónyuges.

Dicho de otro modo, los gobiernos de Alberto Fujimori, Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala cada vez suman más decepciones y, en algunos casos, las esposas contribuyeron de manera efectiva a que ahora los exmandatarios estén presos, con orden de captura o convocados frecuentemente al Ministerio Público o el Congreso de la República.

En ese sentido, nos parece -por ejemplo- que Eliane Karp, si quiere ayudar en algo a su “cholo sano y sagrado”, que está con la soga al cuello, debería cerrar la boca y no expeler su hígado a través de las redes sociales porque en lugar de sumar, resta, y enerva más a la población. Por lo demás, no cabe la menor duda de que ella participó del andamiaje que armó Toledo para estructurar Ecoteva, y no puede andar tan suelta de huesos.

“Todo el APRA enquistado en el Poder Judicial. Y el panzón (Alan García) viene ‘invitado’ a dar su declaración y media vuelta se regresa inocente a España. Al peor nunca le pasa nada”, escribió en su Facebook sin advertir que, por encima de cualquier conjetura, el líder aprista vino, respondió las preguntas de la Fiscalía y regresó a sus tareas, algo que Toledo Manrique no hace hasta el momento.

El panorama también es sombrío para Nadine Heredia, a quien le gustaba el rótulo de pareja presidencial y, a partir de allí, es coautora de lo que hizo y dejó de hacer Humala durante su estadía en la Casa de Pizarro. Con el viaje pendiente a la FAO y la figura de que tiene que pedir permiso judicial para ausentarse del país, Heredia Alarcón está poniéndose chalecos antibalas, uno de ellos contratar a un abogado que sí está dispuesto a poner las manos al fuego por ella: Wilfredo Pedraza. En eso sí Nadine es más inteligente que Karp. ¿ELQQD?