Opinión

El racismo de cada día

A puertas del bicentenario, deberíamos comprometer-nos a erradicar esa terrible lacra

10 de Diciembre del 2018 - 01:21 Johnny Padilla

El racismo, esa lacra que en un país mestizo y orgullosamente pluricultural como el nuestro no debería existir, se puso en evidencia esta semana debido a la difusión de unas comunicaciones privadas entre dos personajes, Antonio Pavón y Aneth Acosta -ambos sin más brillo que el escándalo-, quienes se encargaron de recordarnos lo que los peruanos debemos desterrar de tajo. Recurrir a la expresión “india marginal” como insulto a una mujer, recordarle que por eso “nunca vas a ser lo que quieres ser” y desde tu posición de “blanco español” creerte superior y desde allí anular como ciudadana a alguien por el color de la piel y la nacionalidad es despreciable. Pero tanto o más terrible fue enterarnos de que la “víctima”, más peruana que la papa, se descubriera mucho más racista que su atacante. Mensajes de la señorita -dirigidos a su hoy examigo- quejándose de supuestos inconvenientes en un vuelo de Madrid a Lima la pintaron de cuerpo entero. “Qué vuelo del asco, indios al por mayor, al lado mío un tipo que debe ser mecánico de Carabayllo y atrás dos niños insoportables (...)”. ¿Te indigna? Pues ojalá y no sea de boca para afuera o para quedar bien porque el racismo no es “políticamente correcto”. ¿Haces algo para combatirlo y luchas desde donde estás para que esta realidad no se mantenga? Si trabajas en publicidad y debes elegir modelos para campañas dirigidas al público peruano, ¿eliges modelos al más puro estilo nórdico? Aquí va otra, más cercana, menos complicada: ¿celebras como pintoresca y graciosa a “La paisana Jacinta”, te ríes con ella sin importar que por más que parezca inofensiva en el fondo tiene una fuerte carga racista? ¿Reafirmas los infelices estereotipos que se han construido por años en contra de la comunidad afroperuana defendiendo a un personaje como “El negro Mama”? ¿Como productor de televisión decides apostar por la diversidad racial cada vez que propones un nuevo proyecto o tu intención siempre será “blanquear” la pantalla? Ejemplos hay muchos sobre cómo ir desterrando viejas lacras en los medios de comunicación. A pocos años de celebrar el Bicentenario de la Independencia del Perú, deberíamos comprometernos todos a combatir el racismo con todas nuestras fuerzas. La educación es una de las armas más poderosas para conseguirlo. A tomar conciencia de lo que somos, de nuestra identidad como nación, de por qué debemos sentirnos orgullosos. A trabajar duro para eso.

tags