Opinión

Hay que saber retirarse

La posición del presidente PPK es cada día más débil y compleja

04 de Febrero del 2018 - 10:02 Pedro José de Zavala

La posición del presidente PPK es cada día más débil y compleja. Los cuestionamientos con respecto al posible conflicto de intereses existente entre los cargos públicos y políticos que ha desempeñado y las asesorías de sus empresas continúan, pues aún no terminan de aclararse. Esto ha contribuido a que su aprobación disminuya y, lejos de estar cerrado, es probable que este capítulo se active nuevamente a raíz de las próximas declaraciones de Barata. Por otro lado, la Premier no parece convencer a muchos, y menos aún hacer sentir su liderazgo en la conducción del país. Si bien apreciamos que algunas carteras son manejadas con mayor solvencia, el gabinete es más una suma de individualidades que no termina de hacer sentir que el Gobierno tiene un norte claro.

La renuncia de Kenji y los congresistas “avengers” ha sido un duro golpe para Fuerza Popular; sin embargo, la suma de estos congresistas a las iniciativas del presidente Kuczynski no es suficiente para que el gobierno de PPK tenga relevancia en el Congreso.

A todo lo anterior se suman los pedidos de vacancia que se presentarán en el Congreso en los próximos días: uno por corrupción y otro a raíz del indulto a Alberto Fujimori. Estos serían promovidos por la izquierda, apoyados por FP y algunos otros congresistas (AP, APRA, etc.), poniendo nuevamente al Gobierno en jaque.

El precario equilibrio político que vivimos difícilmente aguantará los tres años y medio que restan de gobierno a PPK y un nuevo cambio de gabinete difícilmente ayudará en la medida en que los cuestionamientos al Presidente sean por corrupción.

PPK y la primera ministra deberían evaluar con detenimiento la situación y analizar la conveniencia de aprovechar esta pequeña ventana de tiempo que queda para plantear una transición ordenada y no esperar a que las declaraciones de Barata, los pedidos de vacancia o algún otro hecho haga inviable la continuidad de este gobierno sin ellos en el cargo. Es mucho mejor para el país, para la gobernabilidad y para PPK, hacer una transición planificada y ordenada que permita una continuidad democrática. El Gobierno y el Congreso deben enfocarse en los problemas reales del país.