Opinión

Hoy todo es posible

"Corrieron puñetes y patadas hasta que vi a Julio Baylón agarrándolo del cuello a Pelé..."

22 de Junio del 2019 - 07:29 Jorge Esteves

Al margen de la histórica victoria de la selección peruana ante la brasileña en la Copa América de 1975, hay otros dos partidos memorables entre ambos representativos que merecen la pena recordarlos en boca de sus protagonistas.

En el Mundial de México 1970, Brasil venció 4-2 a Perú en uno de los encuentros más bellos de la historia del fútbol, según el expresidente de la FIFA Joao Havelange y otros personajes. “Tal como correspondía a su propio legado como jugador, Didí llevó al equipo peruano a jugar más allá de su capacidad natural, con un enfoque implacable en la ofensiva. El partido que jugamos fue libre y abierto, lleno de ataques y contraataques. Estéticamente hablando, fue uno de los partidos favoritos que he jugado”, escribió nada más y nada menos que Pelé en su libro Porque el fútbol importa.

El otro partido para el recuerdo ocurrió en abril de 1969. Perú ganaba 2-0 al poderoso Brasil y le metía un baile. El equipo local empató y al poco tiempo se desató una batalla campal, luego de que Gerson le partió la tibia a Orlando de la Torre. “Corrieron puñetes y patadas hasta que vi a Julio Baylón agarrándolo del cuello a Pelé. Le iba a meter un derechazo hasta que apareció ‘Perico’ León gritando ‘¡Noooo, nooo!, él es el rey’. Baylón escuchó y lo soltó a Pelé”, cuenta Roberto Chale 50 años después de ese partido, que al final favoreció a la “verdeamarilla” por 3-2. “Para jugar ante Brasil no solo hay que jugar bien sino ser guapos y atrevidos. Me acuerdo que en ese mismo partido, Pelé le pasó la pelota por arriba a Chumpitaz, intentando hacerle un ‘sombrero’. El capitán peruano se recuperó magníficamente y despejó de chalaca. El balón cayó en los pies de Julio Baylón, que inició un contraataque y a 40 metros del arco colgó al arquero brasileño. Uno de los mejores goles que vi en mi vida, lástima que no hay filmaciones”, agrega Chale.

Hoy, Brasil y Perú se vuelven a enfrentar. Seguramente los seleccionados peruanos tendrán sobrecarga laboral para resistir y elaborar juego en busca de un resultado. Sin embargo, como en anteriores ocasiones, hay que “jugar más allá de su capacidad natural”, tal como decía Pelé. Con mecanismos tácticos óptimos, bien interpretados por los jugadores de la Blanquirroja, y mucho temperamento todo es posible.

tags