Opinión

La felicidad de la familia Choque

Columna de Virgilio Martínez

26 de Noviembre del 2017 - 09:07 Virgilio Martínez

Para los Choque, la alegría representa sentarse en una mesa y disfrutar la extrema diversidad de papas que producen, con una crema uchucuta elaborada a base de las hierbas de la chacra. El entusiasmo es mayor si comparten este momento con algunos visitantes, quienes nunca imaginarían el valor de la experiencia que están por vivir en estas tierras de Huatata, cerca de Chinchero. 

FRATERNAL BIENVENIDA

Manuel y su hermano Elmer nos dieron una clase magistral de papas andinas. Iniciaron con un paseo por los cultivos. Las papas las sembraron hace poco. La temporada de siembra la iniciaron en setiembre -más temprano de lo que habíamos oído por Maras-, terminará cerca a enero, y estarán listas para cosecha desde febrero y hasta el mes de mayo. Victoria y Lucila nos saludan, pero se les ve ocupadas, lavando los tubérculos de distintas formas. El Sr. Augusto, el patriarca de la familia, tiene ya armado un horno para huatia. “El truco es usar lo que resta de la cosecha”, nos dice Manuel, camino a ver las plantas de papa. 

VARIEDAD QUE IMPRESIONA

Perdí la cuenta de la cantidad de variedades de papa que Manuel y Elmer nos dejaron distinguir con el corte de un cuchillo. Los colores: morado, fucsia o amarillo. Las formas: alargadas, redondas, tantas. Manuel explica que las nativas y las que han resultado de un intenso y esforzado trabajo técnico de experimentación cuentan con muchísimo más valor nutritivo que los tubérculos convencionales. Así que, incluso dejando de lado que se trata de papas que transmiten nuestra cultura e identidad, también es un producto que nutricionalmente importa. Dos árabes aterrizaron anteayer en Lima, con el fin de comer en Central. Suena excéntrico pensar que alguien podría tomar un avión y volar varias horas, solo por la voluntad de sorprenderse con comida. Mi propuesta para ellos esta vez y viendo que ya tenía un viaje programado fue: ¿no querrías mejor conocer a un real productor peruano? Fue así que la felicidad de los Choque se sumó la de los Martínez, también a un equipo de apasionados y un par de viajeros, todos en busca de algo único, algo que a veces podríamos ni saber que existe. Familias que invierten la vida en sus tierras y que saben y comparten.

TRAGOS EXQUISITOS

Los fermentados y otras bebidas alcohólicas merecen otra columna, pues lo que producen los Choque está espectacular. Aunque entre sus mayores preocupaciones hay una que venimos escuchando repetidas veces y por varios campesinos -el agua es más escasa-, la otra es su interés porque se concrete un proyecto de aeropuerto muy cercano a estas tierras mágicas. Pero no existen quejas ni pesares, sino más bien una enorme voluntad familiar de ser honestos con sus cultivos para que la gente adquiera sus productos, pero, sobre todo, que los interesados en conocer más sobre la papa los visiten. Estamos seguros de que muchos llegarán a su acogedor hogar.