Opinión

Las secuelas de la libertad de Alberto Fujimori

Editorial

25 de Diciembre del 2017 - 07:22 Editorial

Quizá el más grave error político del presidente Pedro Pablo Kuczynski sea no haber liberado a Alberto Fujimori en meses anteriores, cuando pudo hacerlo sin tanto ruido, en lugar de darle largas al tema y terminar usando esa gracia presidencial como un arma de negociación para evitar su vacancia, algo que sin duda afectará la imagen del mandatario que llegó al poder precisamente agitando las banderas de la honestidad.Incluso muchos de los que han podido estar a favor del indulto humanitario a Fujimori pueden criticar la manera en que esto se ha dado, debido a que queda claro que fue producto de un acuerdo bajo la mesa, esos pactos que deberían estar hace tiempo desterrados de nuestra política. Fueron votos en el Congreso a cambio de la salida del expresidente.Alberto Fujimori llevaba más de diez años preso y su estado de salud es delicado. Sin duda era candidato a salir indultado, pero ahora el asunto ha sido manoseado por el propio presidente Kuczynski, quien sin duda tendrá que afrontar críticas y hasta renuncias de su entorno más cercano, lo que debilitará su administración, que de por sí ya carece de fuerza.Habrá que ver ahora quiénes le otorgarán su apoyo al presidente Kuczynski para sus próximos tres años y medio de gobierno, pues quienes daban batalla al fujimorismo en favor del régimen sin duda pasarán a las filas de los críticos. Jamás perdonarán al Mandatario que haya dejado en libertad a quien ha sido su “cuco” y hasta la razón de su existencia política y mediática.

tags