Opinión

​Las siete vidas de PPK

Martín Vizcarra sigue siendo la mejor opción y lo sabe

24 de Febrero del 2018 - 07:29 María del Pilar Tello

El Presidente quiere quedarse en su Palacio a como dé lugar. No considera los cuestionamientos sobre su ejecutoria como primer ministro o ministro de Economía durante el gobierno de Alejandro Toledo, tampoco los beneficios personales que obtuvo con su poco cuidado o su negligencia. Desprolijo en sus cuentas y en su separación entre el interés público y el privado, esas cuentas ahora le pasan factura. Pero él sigue sin ver el problema, acusa a un grupo de comunistas de desestabilizar su gobierno. Ni vacancia ni renuncia a la vista. Se defenderá como gato panza arriba confiando en las vidas que todavía le quedan. Es evidente que su terquedad está poniendo en peligro la democracia y la economía del país, lamentablemente paralizada por desconfianza. PPK no quiere entender que no es cuestión de opinólogos más o menos ni de la prensa adversa, la calle está en un 54% a favor de que deje el cargo al primer vicepresidente para que las turbulencias dejen de mover el avión en el que todos viajamos.

El asunto de los vicepresidentes es cuestión aparte. Martín Vizcarra sigue siendo la mejor opción y lo sabe. Estuvo por estos lares, pero no dijo nada ante el aquelarre que podría ubicarlo en Palacio. Pero el cuento de Mercedes Aráoz es otro, le sigue la cuerda a PPK, que le ha permitido todo el poder posible. No quiere escuchar hablar de vacancia ni de renuncia, solo del relevo que podría dejarle todo el poder. Ahora como primera ministra tiene más fuerza que Vizcarra, pero las jerarquías cambian. Su influencia está ligada a la de PPK, por lo cual le proclama lealtad. Pero la única lealtad que toda la plancha presidencial debe es a sus electores y a la democracia que queremos sostener en nuestro país. Que se bajen de la nube, que el cielo anuncia tormenta.

tags