Opinión

Morir sin el intento

COLUMNA: Francisco Cohello Puente

09 de Octubre del 2019 - 07:00 Francisco Cohello

A una semana del golpe, hay visos de una peligrosa resignación en el Congreso dolosamente disuelto, expresada en la escandalosa parsimonia que se percibe en los predios de la Plaza Bolívar. La respuesta al ominoso golpe del 30 de setiembre parece confirmar la tesis de que este Legislativo fue una conjunción de voluntades yuxtapuestas y disímiles, y que el Pleno estuvo habitado por una horda de novatos inconsecuentes que sucumbieron ante el frenesí del poder. ¿Dónde está Pedro Olaechea?, ¿tiene claro ya que este fue un golpe de Estado o piensa que solo se trata de la disminución de las competencias del Legislativo? ¿Cuándo va a presentar la demanda competencial ante el TC?, ¿cuando San Juan baje el dedo? ¿Dónde están las campañas para ejercer presión internacional?, ¿se han organizado las bancadas para enviar comisiones multipartidarias a las sedes de los Gobiernos foráneos? ¿Se buscó la mediación política de la OEA?, ¿se pidió una audiencia con Luis Almagro para informarle sobre el arrebato inconstitucional, golpista y fraudulento del mediocre Vizcarra? ¿Se organizó un road show con medios extranjeros -CNN, BBC, Univisión, etc.-? ¿Dónde están los legisladores disueltos?, ¿se fueron a la playa?, ¿están de vacaciones? Las dirigencias del Apra y Fuerza Popular, ¿organizaron a sus bases para la ola de protestas?, ¿preparan una convocatoria masiva y apoteósica que haga temblar los zócalos de Palacio? A todo esto la respuesta es "no". En el Congreso prevalece la abulia, la apatía, la muerte por inanición. La crisis parece dispersarse entre abdicaciones suicidas. No hay músculo, no hay fuerzas, no hay ganas. Los partidos más fuertes fracasan ante la matonería oficialista y demuestran su talante de hielo. Pero si no despiertan, si al menos aquellos que deslindan del estatismo chavista y de la izquierda parasitaria no se estremecen, si no se despabilan y sacuden, no solo agitarán la bandera oprobiosa de la derrota, sino que le regalarán en 2020 la mayoría de las 130 curules a la caviarada obtusa y al rojerío inútil para que se solacen en año y medio, acompañen al golpista en sus objetivos más extremos y hagan con la actual Constitución lo que les dé la gana. Están avisados. 

tags