Opinión

Octubre, ¿mes de los terremotos?

COLUMNA: DR. HERNANDO TAVERA

14 de Septiembre del 2019 - 07:31 Columnista invitado

Cada año, cuando nos acercamos al mes de octubre, inmediatamente comenzamos a recordar lo que nuestros abuelos nos han venido repitiendo: en Lima, los terremotos ocurren en octubre y debemos estar preparados y para ello seguimos la costumbre de ir a misa o ser parte de procesiones religiosas. La verdad es que los terremotos no tienen hora ni año de ocurrencia, simplemente ocurren cuando tienen que ocurrir. En la costa central del Perú, en donde se encuentra la región Lima, los sismos más importantes que han contribuido a esta creencia son los ocurridos en los años 1746 (quizás el más grande que afectó a la capital), 1966 y 1974, pero olvidamos otros sismos como el ocurrido en el mes de mayo de 1940, de mayor magnitud y que causó grandes daños en la región Lima. Hemos repetido muchas veces que el Perú se encuentra en una región altamente sísmica y eso nos asegura que los sismos pueden ocurrir en cualquier momento, quizás de las mismas magnitudes, quizás con similares procesos de ruptura, pero ahora el daño sería mucho mayor por la sencilla razón que la ciudad de Lima, por ejemplo, se ha expandido de manera irresponsable ocupando áreas de alto riesgo simplemente por la calidad de sus suelos.

A esta situación debe sumarse que las viviendas fueron construidas con materiales inadecuados y con geometrías, que a simple vista, muestran la irresponsabilidad de quienes construyeron las viviendas, las mismas que están listas para ser dañadas por los próximos terremotos. En este escenario, es fácil entender que gran parte de los peruanos somos supersticiosos por naturaleza y, por ello, damos crédito a estos mitos que solo reflejan el temor que sentimos de enfrentarnos a un peligro natural que nos es desconocido. Estamos seguros que, si un terremoto ocurriera este mes de octubre, estaríamos afirmando que se debió a que el Todopoderoso nos está castigando y en este momento los motivos no faltarían.

Entonces debemos insistir, los terremotos siempre vuelven en el tiempo por ser parte de la continua evolución del planeta que habitamos. Con el pasar de los años, es posible que los niños que no fueron dañados por el terremoto de Pisco ocurrido el 15 de agosto del 2007, den vida a un nuevo mito: en Pisco los terremotos ocurren en agosto, entonces debemos viajar y establecernos en Lima, llegado el mes de octubre, nuevamente regresar a Pisco; si esta es la lógica, pues estaríamos viajando por todo el Perú. Los terremotos, simplemente, ocurren cuando deben ocurrir.

tags