Opinión

Prado en Andorra

Columna: IVÁN SLOCOVICH

14 de Noviembre del 2017 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El diario El País de España ha vuelto a poner contra las cuerdas a Gabriel Prado Ramos, exfuncionario municipal de la gestión de Susana Villarán, quien inicialmente negó en todos los idiomas tener algo que ver con la apertura de una cuenta bancaria en un banco de Andorra, ahí donde varios sobornados por la empresa Odebrecht fueron a poner el dinero sucio que recibieron, pero que ahora difícilmente podrá insistir en que no sabe nada.

Se ha mostrado la copia de su pasaporte y las anotaciones que hizo, incluyendo su firma, al momento de abrir la cuenta en la que señaló que haría depósitos por un millón de dólares que habría que ver de dónde iban a salir. Todo esto ha sido detallado por el citado medio español, con lo que el exgerente de Seguridad Ciudadana de la gestión de la exalcaldesa Villarán ha quedado por los suelos y con la soga al cuello. ¿El Ministerio Público está tomando nota de esto?

Resulta muy extraño que si todo es falso, como afirmó una vez Prado Ramos, no salga nuevamente a tratar de desmentir lo denunciado por El País. Estoy seguro, estimado lector, que si alguien dice que usted tiene una cuenta en un banco de Andorra vinculada a hechos de corrupción, y no es verdad, le faltarían pies para ir corriendo a los medios a fin de asegurar que todo es mentira y salvaguardar su honor y su buen nombre. ¿Por qué se queda callado este señor?

De otro lado, recordemos que la gestión de Villarán tuvo varios nexos contractuales con la corruptora Odebrecht, que además le regaló arena para hacer una farsa de obra en la playa La Herradura, y que hasta el momento la exalcaldesa y su equipo no han aclarado de dónde salió la plata para pagarle al publicista Luis Favre a fin de evitar la revocatoria en 2013. Todas las miradas apuntan a los brasileños, pero la gente de la chalina no dice nada.

Y mientras tanto, habría que ver qué dicen sobre la cuenta de Prado Ramos en Andorra la señora Villarán y sus escuderos, que tildaban de corruptos y mafiosos a todos aquellos que en el pasado tenían la “osadía” de cuestionar la muy ineficiente gestión edil que tuvo que afrontar Lima entre 2011 y 2014, en que no se pudo ni hacer un malecón en una playa de Villa El Salvador. ¿También cruzarán los brazos y dirán “no” a la sinvergüencería de los amigos?

tags