Opinión

Que Vizcarra, ahora sí, vaya calentando

La izquierda lo ve como un traidor y los keikistas tienen más sangre en el ojo que antes del primer pedido de vacancia

02 de Febrero del 2018 - 07:44 Jaime Chincha

El pedido de vacancia planteado por la izquierda -los divididos Frente Amplio y Nuevo Perú- no es algo que disguste a Fuerza Popular. Todo lo contrario. Con el remezón tras la salida de los 10 de Kenji, el keikismo se prepara para reivindicar el intento de sacar a PPK en diciembre y que se frustró, justamente, por los disidentes. De hecho, tres días antes de ponerse en agenda estas mociones, Daniel Salaverry, la voz de Keiko en el Congreso, sostuvo que apoyarían una vacancia a PPK. Ahora, con los pedidos ya hechos, los keikistas edulcoran su postura para vacar a PPK solo para los casos que lo vinculan a Odebrecht y no por el indulto a Fujimori. De hecho, la izquierda busca la salida de PPK por esta gracia al “líder histórico” del fujimorismo. No obstante, hay “Avengers” que, en voz baja, admiten que la cúpula keikista está en contra del indulto; pues terminó eclipsando su liderazgo. PPK, esta vez, la tiene bien difícil. La izquierda lo ve como un traidor y los keikistas tienen más sangre en el ojo que antes del primer pedido de vacancia; la movida de PPK con el indulto al día siguiente de salvar el pellejo, en la práctica, les quitó la mayoría absoluta y, ahora, le ha quitado peso a Keiko. Lo mejor que puede pasar, por el país, es un acuerdo político sincero, en el que PPK renuncie y le deje el poder a Vizcarra para devolver el rumbo al Gobierno y terminar este mandato. PPK no tiene credibilidad y su legitimidad pende de un hilo. Sin embargo, como PPK no soltará el poder por la razón, los políticos se lo van a quitar con la fuerza de la Constitución. Que Vizcarra, ahora sí, vaya calentando.     

tags