Opinión

Telesup y “Pepe” Luna

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

05 de Junio del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Mientras en el Congreso se debate la cuestión de confianza que comentaré en los próximos días, es importante mencionar el caso de la Universidad Telesup, la cual tendrá que cerrar sus puertas luego de que la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria del Perú (Sunedu) no le dio la licencia para seguir operando y formar profesionales, debido a que incumplió con las ocho condiciones básicas que se exigen para ese fin.

Evidentemente, los más perjudicados con esta dura pero necesaria determinación son los casi 20 mil alumnos de esta universidad creada por el inefable José “Pepe” Luna, excongresista “de a sol”, exregidor y financista de Solidaridad Nacional, quien luego creó la agrupación llamada “Podemos Perú”, que lanzó a la Alcaldía de Lima a Daniel Urresti, y quien seguramente en el 2021 reaparecerá detrás de algún postulante a lo que sea.

Ayer hemos visto cómo una aparente sede de siete pisos de esta universidad en proceso de cierre tenía, en realidad, tres. Los cuatro niveles adicionales de este local ubicado en San Juan de Lurigancho eran una fachada falsa. Solo muro y ventanas que detrás no tenían nada. Puro cascarón. Una vergüenza que ilustra la “consistencia” de esta casa de estudios de quien tiene mucho que aclarar sobre sus nexos con el encarcelado José Cavassa, un viejo conocido en la ONPE.

Los excesos cometidos por determinados “empresarios” de la educación universitaria al amparo de normas que les permitieron abrir casas de estudios hasta en garajes tenían que ser corregidos, por más que ello implique afectar a cientos o a miles de estudiantes. ¿Qué otra cosa se podía hacer? ¿Seguir dando títulos a nombre de la Nación a egresados que no tienen ni lo básico para recibir una buena formación? Ojo que de ahí salían abogados y hasta médicos.

Queda ahora apoyar a los alumnos de Telesup para que puedan hacer sus carreras en lugares que cuenten con la debida certificación. El lunes último, llegaron hasta la Sunedu, en Santiago de Surco, para reclamar por el cierre de su centro de estudios. Lamentablemente, son víctimas de un personaje como “Pepe” Luna -eterno político de segunda fila, pero de billetera gruesa-, quien no ha salido a dar la cara ante los estudiantes que, en la práctica, han sido estafados.

tags