Opinión

Víctor Andrés Belaunde y la síntesis viviente

COLUMNA: MARTÍN SANTIVÁÑEZ

30 de Mayo del 2019 - 12:00 Martín Santivañez

El Fondo Editorial del Congreso ha publicado un libro de mi autoría titulado Víctor Andrés Belaunde y la síntesis viviente. Una aproximación crítica. Quiero agradecer al director del Fondo Editorial, el doctor Ricardo Vásquez Kunze, por su amabilidad al incorporar el libro a la Colección Bicentenario de la Independencia 1821-2021 y por el excelente profesionalismo de él y todo su equipo. Se trata de una bella edición de calidad internacional prologada por el cardenal Juan Luis Cipriani y por Jaime Mayor Oreja, dos conspicuos conocedores de la doctrina social de la Iglesia, tan apreciada y difundida por Víctor Andrés.

¿Por qué rescatar la figura de Víctor Andrés Belaunde en esta época? Nuestro país atraviesa un momento de oscuridad, de división y odio. La rivalidad política está a punto de crear un ambiente guerracivilista. La polarización con la que siempre han soñado los “desintegradores de la síntesis”, como los llamaba Víctor Andrés, se ha convertido en el escenario común de nuestra esfera pública. La política del odio se impone y la unidad del país se resquebraja.

Belaunde tuvo el tino de identificar al marxismo como una corriente disolvente cuyo objetivo era la destrucción de la Peruanidad y la atomización de nuestra sociedad. Fue un testigo privilegiado del imperio comunista y autocrático que amenazó a todo el orbe y por eso combatió la desviación jacobina desde su juventud. La solución, para él, consistía en la consolidación de la Peruanidad de raíces cristianas. El cristianismo era la argamasa, el factor de unidad nacional. ¡Cómo no recordar a Belaunde en medio de tanta crispación! Si estamos desunidos, es porque las desviaciones de la Peruanidad han avanzado hasta hacerse insoportables.

tags