Agricultores preocupados por alza de semillas

Empresarios y agricultores de Barranca, provincia limeña con mayor producción de maíz amarillo duro piden ser escuchados por el MINAM en torno a la importación de semillas convencionales híbridas.

11 de Junio del 2015 - 20:05 » Textos: Lima

Empresarios y agricultores de Barranca informaron que el costo por kilo de semillas híbridas importada de maíz amarillo duro, se incrementó en los dos últimos años, ya que los proveedores internacionales no quieren abastecer de este producto al mercado peruano por el riesgo a las altas sanciones, debido a la Ley de Moratoria de Organismos Vivos Modificados (OVMs) .

El precio por kilo de semilla de maíz amarillo duro se ha elevado considerablemente, desde que se promulgó la Ley en el 2011. “Los importadores tienen el temor que en sus cargamentos pueda haber rastros de (OVMs) no intencionales y sean devueltos los embarques, generando grandes pérdidas”, explicó Alfredo Zanabria, empresario agricultor de Barranca.

En ese sentido, Zanabria hizo un pedido a las autoridades competentes como el Ministerio de Agricultura y Riego, para que existan umbrales de hasta el 2% de tolerancia a la presencia no intencional de OVMs en los cargamentos de semillas convencionales importadas, de acuerdo a la opinión técnica del INIA-MINAGRI, que es la Autoridad en Semillas. La importación de semillas híbridas ha beneficiado en los últimos años la producción de maíz en las áreas de cultivo de Barranca, donde se incrementó el rendimiento de 4 a 10 toneladas por hectárea.

“El incremento del rendimiento ha sido notorio desde el año 97 cuando se empezó a importar semillas híbridas de maíz amarillo duro. Gracias a esta implementación, Barranca se ha convertido en la provincia con mayor rendimiento a nivel nacional de este alimento. Ahora, esto está en peligro por la Ley de Moratoria”, aseguró.

Cabe resaltar que Alfredo Zanabria advierte que de no cubrir la demanda semilla híbrida de maíz amarillo duro que requiere el país, equivalente a más de 2,500 TM habrá disminución en la producción y consecuentemente dependeremos cada vez más del maíz importado, con la consiguiente pérdida de divisas para el país. Además, esto originará un daño económico y social para los pequeños agricultores maiceros de todo el país, pues sus ingresos se verán mermados, afectando a miles de familias dedicadas a este cultivo. 

Lo más leído