El fascinante mundo arqueológico del museo Carlos Dreyer de Puno

El museo Carlos Dreyer es una opción adecuada pues además de pasar un grato momento familiar, también se aprende un poquito de la historia de Puno.
El fascinante mundo arqueológico del museo Carlos Dreyer de Puno

Puno.

11 de Septiembre del 2015 - 11:12 » Textos: Correo Puno » Fotos: Correo Puno

Una dosis de cultura es ideal para el fin de semana. La interrogante es dónde encontramos un lugar de este tipo. El museo Carlos Dreyer es una opción adecuada pues además de pasar un grato momento familiar, también se aprende un poquito de la historia de Puno.

La infraestructura cuenta con ocho ambientes donde se exhiben diversos objetos de las culturas pre incas e incas, de las épocas colonial, virreinal y republicana; también arte religioso y una pinacoteca que recorremos detalladamente salón por salón.

ITINERARIO. El recorrido empieza en el salón inca, aquí se exhiben objetos de la cultura Moche, Nazca, Chimu, Chancay, Paracas y objetos en cerámica de la cultura Inca.

El siguiente lugar es la galería lítica, el principal atractivo de esta sala son las esculturas de piedra monolito de la cultura Pucara, representadas por un suche del lago Titicaca.

Luego pasamos al salón arqueológico regional, donde observarán esculturas de piedra de las culturas Pucara, y Tiahuanaco así como de los curacazgos, de los que se destaca a los Collas, Lupacas y los Pacajes. Estos pueblos estaban asentados en ambos lados del Titicaca.

Al terminar entrarán al salón Sillustani, lo primero que atraerá la atención es el tesoro de Sillustani, integrado por más de 500 piezas de oro, la tenencia de este botín hace que el Museo Carlos Dreyer sea catalogado como el más importante museo regional de arqueología del sur del Perú. También encontrarán una réplica de la Chullpa del Lagarto y momias en perfecto estado de conservación.

En la Pinacoteca se muestran cuadros de óleo sobre lienzo de pintores guiados por la corriente indigenista.

El itinerario nos conduce al salón colonial donde se exhiben objetos de plata como tupos, prendedores, anillos y accesorios de la época.

Antes de terminar se llega al salón de arte religioso, los objetos de plata de carácter religioso y cuadros de la escuela cusqueña en pan de oro, causan admiración en los visitantes por la riqueza de arte que se aprecia.

Finalmente, se llega al salón Dreyer donde se puede ver objetos de la época republicana entre ellos objetos de bronce y otros.

Lo más leído