La Costa Verde en peligro

Defensa Civil y el PNUD proponen acciones a seguir. Estudio revela que existen 23 puntos de riesgo alto, 70 de derrumbes y 88 de deslizamientos.

14 de Agosto del 2016 - 09:15 » Textos: Aurora Caruajulca

Cuando el alcalde Luis Bedoya Reyes emprendió la construcción de la Vía Expresa, en la década de 1960, toneladas de tierra excavadas en la ciudad fueron llevadas a los acantilados para ganarle terreno al mar y formar una costa artificial. Recibió el nombre de Costa Verde. La millonaria inversión fue continuada por el alcalde Eduardo Dibós, cambiando por completo el rostro del litoral limeño.

Además del paso del tiempo, la Costa Verde ha resistido embates de origen natural (sismos, deslizamientos, inundaciones) y de la acción humana (el boom inmobiliario). El último incidente se registró el 31 de julio cuando un incendio ocasionó la caída de rocas. ¿Cuáles son los peligros que la rodean y los planes para su crecimiento ordenado y preservación?

Diagnóstico. El Programa Ciudades Sostenibles, del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), con el apoyo del PNUD, elaboró un estudio que desnuda la vulnerabilidad y los riesgos de la Costa Verde; así como los planes de uso de suelos ante desastres y medidas de mitigación.

El informe alerta que a lo largo de la Costa Verde, de Chorrillos a San Miguel a, existen 23 puntos críticos de alto peligro de caída de rocas, 28 de reptación de suelo (corrimiento), 70 de derrumbes y 88 de deslizamientos y derrumbes que podrían afectar la seguridad y la vida de los usuarios que transitan por la zona, así como la circulación vial.

Los sectores propensos a derrumbes se encuentran frente al jirón Espinar, pasaje Miramar (San Miguel), Coliseo Dibós, Av. Larco Herrera, Puericultorio Pérez Araníbar (Magdalena), Calle Uno, frente a calle Esparta (San Isidro). También figuran en la lista el Estadio Manuel Bonilla, Complejo Deportivo Federico Villarreal, Parque el Faro, Calle Porta, Larcomar, calle Las Acacias, Quebrada Armendáriz margen derecha (Miraflores), Av. Sáenz Peña, calle Abregu, jirón 28 de Julio, calle Castilla (Barranco), calle La Española, jirón Pardo (Chorrillos). (ver infografía)

El informe detalla que en el acantilado de Magdalena, debido a la composición del material granular del talud y las cargas a la que está expuesto (edificios sobre el precipicio), se podría llegar a producir derrumbes y deslizamiento, los cuales ante un evento sísmico se podrían potenciar.

Esto ocasionaría el colapso de las infraestructuras construidas al borde. En este sector se ubican el Malecón Castañola, AA.HH. Medalla Milagrosa, Conjunto Habitacional Marbella y la Av. Bajada de Baños Marbella.

El peor escenario. En el peor de los escenarios, según una simulación que realizó el estudio, en un terremoto de magnitud 8.5 grados, con epicentro en el mar, la Costa Verde quedaría afectada por pérdidas de vida humana, daños económicos y colapso de viviendas.

A lo largo del también llamado circuito de playas existen 19,242 unidades estructurales, el 2.83% está en nivel de riesgo Muy Alto. De esta última cifra, se estima que el 2% colapsaría totalmente, no solo por la intensidad del sismo, sino por las construcciones existentes. Las unidades restantes sufrirían severos daños que las harían inhabitables. San Miguel, Barranco y Chorrillos concentran la mayor cantidad de los lotes en riesgo.

La Costa Verde tiene una población residente de 58,128 habitantes y una población flotante de 170,000. La suma de ambos (228,128) está expuesta a diferentes niveles de riesgo.

Según el análisis, ante un eventual terremoto, el 61.3% de las personas podría fallecer por aplastamiento, el pánico y la desesperación de las personas tratando de salir de las unidades estructurales, sean estos públicas o privadas; o al atropellarse unos a otros procurando alejarse de las mismas.

La población no fallecida de los niveles de riesgo Muy Alto y Alto podrían ser población que sufriría graves daños a la integridad física.

Propuesta. Este detallado estudio fue entregado a fines de 2015 a la Autoridad del Proyecto de la Costa Verde para que esta entidad la pueda tomar como base para su urgente incorporación, en la actualización del Plan Maestro de Desarrollo de la Costa Verde.

El informe ofrece la implementación de unos 39 proyectos de intervención pública y de mapa de rutas de evacuación y refugios ante eventuales desastres naturales, que las seis comunas con miras al circuito de playas deben terminar de instalar.

“El Plan de Desarrollo Metropolitano vigente es del año 90. Imagínese cuán desactualizado está. El enfoque de gestión de riesgos tiene que incorporarse, pero es competencia compartida entre la APCV, el municipio de Lima y las comunas distritales en el tramo de la Costa Verde”, explicó Jenny Parra, coordinadora del Programa Ciudades Sostenibles.

Proteger el Morro Solar

Los cerros Morro Solar y Marcavilca conforman paisajes naturales constituidos por relieves elevados que dominan el sector sur de la Costa Verde, con valor natural, y turístico e histórico para Lima. Para la conservación de estas zonas se proponen: aplicar la ley que declara Patrimonio Cultural de la Nación a esos cerros mediante acciones que permitan la puesta en valor del mismo y no permitir ni formalizar la ocupación de las laderas del Morro Solar.

CIFRA

40 minutos es el tiempo de preparación que se tiene para evacuar ante una alerta de tsunami en la Costa Verde

25.5 metros es la altura máxima de una eventual ola de tsunami a la Costa Verde que causaría daños en las base de los acantilados.

Lo más leído