Mariposa Monarca, especie en peligro de extinción, es conservada en San Borja

Habitan en forma masiva y habitual en San Borja debido a la presencia de la planta Asclepia, algodoncillo que es el único alimento de las orugas Monarca
Mariposa Monarca, especie en peligro de extinción, es conservada en San Borja

Mariposa Monarca, especie en peligro de extinción, es conservada en San Borja

10 de Mayo del 2016 - 03:12 » Textos: Andina

La fundación norteamericana Back to Native entregó un reconocimiento al distrito de San Borja por su labor en favor de la conservación de la mariposa Monarca, una especie considerada en amenaza de extinción en el mundo, informó la comuna distrital.

Este reconocimiento, que fue entregado al alcalde de San Borja, Marco Álvarez, considera como un hecho muy singular que esta especie de mariposa haya llegado a este distrito, embelleciendo los jardines de parques y las avenidas de la jurisdicción.

Habitan en forma masiva y habitual en San Borja debido a la presencia de la planta Asclepia, algodoncillo que es el único alimento de las orugas Monarca. 

Esta planta lleva dos años en los jardines de San Borja, al ser introducida con propósitos ornamentales. Hoy se han convertido en un hermoso jardín amarillo decorado con mariposas de especial cuidado en el mundo.

Así, San Borja, distrito ecológico, disfruta de los beneficios que trae la armoniosa convivencia entre una sana vida urbana y la naturaleza.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) señala que la mariposa Monarca (Danaus Plexippus) es una de las especies más amenazadas en el mundo y por ello la Unesco ha declarado los santuarios de México -donde emigran cada invierno- como Patrimonio Natural de la Humanidad.

En México, más de 3 millones de personas visitan cada año el Mariposario del Zoológico de Chapultepec, donde se ofrece al público la oportunidad de convivir con decenas de mariposas Monarca y apreciar las distintas etapas de vida por las que pasa este insecto, al mismo tiempo que toman conciencia sobre su importancia.

ESPECIE EN EXTINCIÓN. El origen de la Monarca se ubica en el trópico mexicano hace casi 2 millones de años. Es el insecto que lleva a cabo la migración más extensa.

Sus alas son de colores naranja y negro, poseen una gran resistencia y su longevidad puede alcanzar los nueve meses (la generación migratoria), mientras que otras especies pueden vivir hasta 24 días.

Gracias a estas características puede viajar hasta 4,000 kilómetros desde Canadá y el norte de los Estados Unidos hasta los bosques de Michoacán-México, donde pasan el invierno.

Sin embargo, el área ocupada por las colonias en México y Estados Unidos ha ido disminuyendo paulatinamente, llevando a una drástica reducción de la población de mariposas.

En Estados Unidos y Canadá se debe principalmente a la pérdida de algodoncillo por los herbicidas y por el uso de insecticidas.

En México, se debe al deterioro de su hábitat de hibernación debido a su transformación en áreas de cultivo y a la tala ilegal.

Lo más leído