Microempresas rurales combaten la violencia

Pro Mujer trabaja con mujeres de bajos recursos económicos. Organización apoya en inclusión financiera, acceso a la salud y talleres de capacitación
Microempresas rurales combaten la violencia

Microempresas rurales combaten la violencia

23 de Agosto del 2018 - 17:05 » Textos: Johana Ugaz (jugaz@grupoepensa.pe)

Ochenta y dos mujeres fueron asesinadas desde enero hasta julio del presente año, según la estadística sobre feminicidio del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Ochenta y dos mujeres a quienes les arrebataron la vida, sus hijos, su familia y sus sueños. Entonces, ¿cómo cambiar esta realidad y romper el círculo de la violencia en una sociedad machista como la peruana? Para Verónica Valdivieso, directora ejecutiva de salud de Pro Mujer, es importante dotar a las féminas de herramientas que permitan su independencia económica y social. Son muchas mujeres en el Perú que día a día soportan los golpes, maltratos y humillaciones de su pareja, por miedo a que les falte el sustento para alimentar y educar a sus hijos. Este grupo sufre en silencio debido a la falta de educación, así como de apoyo económico y social.

Pro Mujer

Es una organización que se fundó en 1990 con el objetivo de empoderar a las mujeres de América Latina, mediante herramientas y recursos que les permitan romper el ciclo de la pobreza así como transformar su vida y la de su familia. Hasta la fecha, esta institución ha apoyado a más de dos millones de mujeres. A través de préstamos económicos, capacitaciones y campañas de salud, se promueven sus habilidades empresariales y su independencia. De esta manera, se pone un freno a la violencia de género en círculos donde la pobreza es un factor en contra.

Microfinanciamiento

Gianina Miranda, coordinadora de créditos grupales de Pro Mujer en Puno, comenta que cuando una mujer pide un préstamo no solo se le entrega el dinero, sino que también se le brinda capacitación y educación. Ello con el propósito de que pueda hacer frente a esta nueva responsabilidad y sepa cómo fortalecer sus emprendimientos. De este modo, pueden lograr una independencia económica en la sociedad. “Lo primero que les enseñamos es cómo administrar su negocio. Que sepan diferencian un ingreso de un egreso, cuál es el gasto tope que debe hacer para sustentar a su familia y cuánto debe invertir para seguir obteniendo ganancias”, explica Miranda.

Requisitos

Para pedir un préstamo, es necesario formar un grupo mínimo de tres mujeres, que sean de su entorno y confianza, tener una copia de DNI, y el último recibo de agua o luz.

Proceso

“Pueden tener deudas pendientes (que se estén pagando) en otras entidades, pero no atrasos de su cronograma de pagos, porque eso genera una observación. Una vez aprobadas, pasan por una capacitación donde se les explica las condiciones del préstamo. Cuando estén todas de acuerdo, se realiza la verificación del domicilio y del negocio de todas las participantes. Finalmente, ellas coordinan los montos a solicitar. El mínimo es de 500 hasta cuatro mil soles por persona”, comenta Miranda.

Dato

1800 clientas con su propio negocio están inscritas en Pro Mujer en la región Puno.

Lo más leído