Preparan relanzamiento del Museo de la Coca en Puno

​Hay muchas formas de hacer empresa, incluso se puede emprender negocios culturales que quizá no lleguen a ser rentables pero si serán muy satisfactorios para sus autores.
Preparan relanzamiento del Museo de la Coca en Puno

Preparan relanzamiento del Museo de la Coca en Puno

19 de Octubre del 2015 - 09:44 » Textos: Correo » Fotos: Correo Puno

Hay muchas formas de hacer empresa, incluso se puede emprender negocios culturales que quizá no lleguen a ser rentables pero si serán muy satisfactorios para sus autores.

Este es el caso del Museo de la Coca, un emprendimiento de propiedad de la familia Bustinza Calisaya , que funcionó entre el 2006 y el 2013 y ahora se encuentra en una pausa con miras a expandirse y alcanzar mejor realce.

Esta semana conversamos con el administrador y dueño de este negocio que está a puertas del relanzamiento en el mes de diciembre con mejores espacios para poder demostrar los pasajes históricos de las danzas y otros aspectos vinculados a la coca.

¿De dónde surgió la idea de hacer un museo de la coca? Quien desde un inicio quiso hacer realidad el museo fue Silvia Calisaya Chuquimia, mi madre, ella es la fundadora, como toda mi familia trabaja en el sector turismo siempre estuvimos ligados a temas de historia y cultura, nos gusta coleccionar cosas antiguas.

¿Cómo se concretó esta idea? En realidad son años de estudios, lo que buscan los turistas ellos siempre nos preguntaban sobre este tema pues les parece fascinante, y vimos que se podía hacerse un museo donde se explique sobre esto, sobre todo tratar los enfoques, por un lado está el religioso, el medicinal, la parte mágica y otra relacionada a la cultura y explicamos algunos principios, recordemos que esta planta existía tres mil años antes de Cristo, mostramos cronológicamente esto, sobre cómo era usada en la medicina, en la religión, sobre las misas rituales como las hicieron nuestros ancestros.

¿Existe otro museo similar en algún lugar del mundo? En realidad fue en simultáneo, en aquella ocasión algunos pensaron que era una filial pero cuando fuimos a visitar el de Bolivia nos dimos cuenta que no tenía las mismas características, lo nuestro es diferente, nosotros no solamente mostramos una sola cosa también nos abocamos a la cultura a la danzas, el de Bolivia en cambio solo se basa en una temática.

¿Por qué deciden dedicarse a este rubro, qué los motivó? Cuando yo acabé Comunicación ya estaba la iniciativa en marcha y, bueno, me encargaron la tarea de diseñar el logo, la publicidad pero a medida que me involucraba con este trabajo me enlazaba más al turismo, por eso incursioné en la carrera de turismo y eso me ayuda a administrar el museo.

Ya no están en el local del jirón Deza ¿qué pasó? Hasta hace dos años estábamos alquilados pero justo hace dos años nos enviaron una carta de desalojo porque iban a construir, durante un año estuvimos buscando local y bueno al final decidimos buscar un terreno porque con todo lo que pagamos en alquiler pudimos comprar un local, por eso nos hicimos un préstamo del banco, tendremos nuevo escenario para nuestro museo que está en el jirón Ilave, será una edificación de tres pisos donde se mostrará de forma más adecuada lo nuestro .

¿Es rentable este negocio? El compromiso es trabajar por la cultura, ya se está promocionando en otros lugares mediante charlas, en realidad no es rentable pero por este medio se puede viajar al extranjero, estamos pensando en el lanzamiento, ahora estamos coordinando con PromPerú en Puno, ya nos han preguntado pues como solo había dos museos en Puno que era el Dreyer y el nuestro siempre los turistas tienen interés en conocerlo.

¿Te gusta esta ocupación? Hemos ganado experiencia, prácticamente este trabajo involucra mis dos profesiones, comunicación y turismo, es mucho más apasionante.

¿Y sus planes próximos, cuáles son? Tenemos una colección de 4 mil monedas y en billetes 3 mil unidades, estos son de todo el mundo, la idea es hacer un museo más grande pero de cada aspecto también de etnografía y de las monedas pero completamente separado nos gustaría poder hacer realidad ese sueño en un futuro cercano.