​"Queremos garantizar al paciente la probabilidad de ser padre"

Especialista peruano ha desarrollado nuevas técnicas como la biopsia embrionaria y el congelamiento del tejido ovárico
​"Queremos garantizar al paciente la probabilidad de ser padre"

​"Queremos garantizar al paciente la probabilidad de ser padre"

14 de Enero del 2016 - 19:13 » Textos: Kattia Rocca » Fotos: Leandro Brito

¿Qué hacer cuando el don de dar vida se ve opacado por la quimioterapia que se aplica por un tipo de cáncer?

El doctor Carlos Duarte, el primer embriólogo del Perú, conoce una posible respuesta a la infertilidad gracias a las nuevas técnicas de congelamiento de tejido ovárico y concepción, que ayudan a las parejas a hacer realidad el sueño de ser padres.

¿Cuál ha sido el desarrollo de esta nueva modalidad de tratamiento en el Perú? 

Va desde el tema mismo de la investigación en el proceso tecnológico y la mejora en los tratamientos oncológicos. Todo esto hace que el paciente tenga mejores probabilidades de dar vida luego del cáncer.

¿Y qué sucede luego de superar una neoplasia? 

El paciente suele decir: “Me salvé, ahora quiero continuar con mi vida”, y dentro de ese camino está cumplir con el rol familiar de tener hijos. En ese momento creen que ya no pueden traer vida al mundo porque la quimioterapia suele eliminar los óvulos o espermatozoides. Es aquí donde nace el tema del desarrollo de la tecnología como una posibilidad para que a estas mujeres se les extraiga el tejido ovárico y se congele. Ellas pasan por su tratamiento oncológico y, posteriormente, se les ayuda a ser padres.

¿Qué les asegura a los pacientes como profesional? 

Que al momento de extraer el tejido, este estará igual a como lo tenían antes de ser congelado. Y con respecto al cáncer (al que los pacientes temen pueda regresar con este procedimiento) no se reinserta la enfermedad.

Este escenario es muy científico, pero ¿qué es lo más humano de su trabajo? 

Que podemos fomentar la expectativa de ayudar a la gente a convertirse en padres. Es espectacular que después de un tiempo venga una pareja y te diga: “Mire, aquí está el fruto de su trabajo”. Esa sensación es indescriptible y queda en el recuerdo.

¿Qué es lo más estresante de su labor diaria? 

El tema más importante es que entiendo, como padre también, la necesidad de que la pareja quiere tener un hijo. Lo necesita y tener esa presión hace que estés al tanto, te actualices, le demandes tiempo y compres bueno equipos; justamente para garantizar que ellos tengan la mayor probabilidad de ser padres.

¿Alguna vez ha desistido de un caso? 

Sí, por los problemas legales. Por ejemplo, que una señora te diga que no puedes decirle a su esposo que ella ha tomado una decisión personal con respecto a sus óvulos y uno tiene que ser parte de ese secreto. No podemos hacer eso. Otro caso son las enfermedades infectocontagiosas, porque debemos cuidar a las personas, los médicos, enfermeras y el personal en general.

¿Qué sacrificios ha tenido que hacer por su profesión? 

Yo creo que quitarle tiempo a mi familia por los viajes y estudios. A veces, he trabajado de 6 de la mañana a 10 de la noche. Eso es lo más difícil, preocuparse a diario por ayudar a otras personas.

Lo más leído