Jaime Delgado: “Hay lobby para detener leyes de alimentos”

Jaime Delgado advierte. Reglamentos a favor de la salud no son emitidos por el Ejecutivo.
Jaime Delgado: “Hay lobby para detener leyes de alimentos”

Jaime Delgado: “Hay lobby para detener leyes de alimentos”

16 de Noviembre del 2015 - 08:15 » Textos: Roger Chuquín » Fotos: Correo

Pese a que enfermedades crónicas como la diabetes y el cáncer empiezan a dispararse entre los peruanos, las leyes de Alimentación Saludable y Nutricional, y la de Promoción de la Alimentación Saludable en Niños y Adolescentes, que justamente tienen como fin evitar estos y otros graves males, continúan siendo inútiles por la falta de un reglamento que debe emitir el Ejecutivo.

El legislador Jaime Delgado, integrante de la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, dijo a Correo que esta demora en los reglamentos se debe a los lobbies que pequeños grupos empresariales realizan para demorar la aplicación de esas normas, que les generarán pérdidas millonarias, pues sus productos serían en realidad dañinos para la salud.

“Ellos (los grandes empresarios) dicen que sus productos son buenos, pero cuando se les pide que pongan en la etiqueta que los mismos superan las cantidades límite de azúcar, se niegan, lo evitan, porque no quieren que sus consumidores estén informados. Cuando los clientes sepan qué están consumiendo, seguramente dejarán de comprar por el bien de su salud”, dijo.

HORA DE ACTUAR. Delgado señaló que ya es hora de que el Ejecutivo reglamente las leyes cuanto antes, sin importar si las grandes empresas se ven perjudicadas, pues al final lo más importante es la salud de todos los peruanos.

“El Estado debe ponerse firme para asumir sus compromisos con seriedad. Debe generar estructuras productivas y estrategias para garantizar alimentos de calidad, nutritivos, para enfrentar el hambre y favorecer la salud de la población”, manifestó al visitar una feria de productores agrícolas realizada en el distrito de Magdalena del Mar.

LEYES. Las dos leyes dictan que los productos pongan en sus etiquetas el porcentaje de azúcar y sal que contienen y regulan los alimentos en colegios.