1992: ¿Cómo fue el último senado?

Este sistema que estaba amparado en la Constitución de 1979, ejerció funciones hasta el denominado autogolpe de Fujimori
1992: ¿Cómo fue el último senado?

1992: ¿Cómo fue el último senado?

23 de Septiembre del 2018 - 09:31 » Textos: Karina Valencia

Después de 29 años, el Perú volvería a contar con un parlamento bicameral, conformado por diputados y senadores electos en los comicios generales del 2021. Ello, tras la aprobación de una disposición que restituye la bicameralidad en el Congreso de la República.

En esta crónica, Correo recrea las memorias del último grupo parlamentario de dos cámaras, amparado en la Constitución de 1979, que cumplió funciones hasta el autogolpe de 1992.

RECUENTO.

Luego de las elecciones de 1990 y en medio del caos generado por la hiperinflación del primer gobierno de Alan García, un nuevo Congreso se instaló en julio de ese año con una Cámara de Senadores (60), presidida por Felipe Osterling, y otra de Diputados (180), encabezada por Roberto Ramírez del Villar.

El primer grupo, conocido también como la Cámara Alta, reunía “a los mejores cuadros políticos” de partidos como Frente Democrático (Fredemo), APRA, Cambio 90, Izquierda Unida, Izquierda Socialista y el Frente Nacional de Trabajadores. Entre las figuras políticas —elegidas por las regiones— estaban Enrique Bernales Ballesteros, Raúl Ferrero Costa, Juan Incháustegui Vargas, Armando Villanueva del Campo, Manuel Ulloa Elías y Javier Diez Canseco.

Si bien cada cámara estaba a cargo de la elaboración y la aprobación de su reglamento, y la designación de sus representantes en la Comisión Permanente y en las demás comisiones, la Cámara de Senadores era considerada el espacio “reflexivo” que contribuía con la calidad de las leyes y las resoluciones legislativas que se emitían.

De acuerdo con la Constitución del 79 también podían presentar iniciativas legislativas —que serían discutidas por los diputados— y estaban prohibidos de intervenir como miembros de un directorio, abogados, apoderados, gestores o representantes de bancos estatales y de empresas publicas o de economía mixta.

Para postular a senador o diputado se requería ser peruano de nacimiento, gozar del derecho de sufragio y haber cumplido por lo menos 35 años en el primer caso, y 25 en el segundo.

Sin embargo, este régimen, que acompañó al país durante los gobiernos de Fernando Belaunde Terry, Alan García Pérez y 20 meses del primer gobierno de Alberto Fujimori, terminó el 5 de abril de 1992.

A través de un mensaje a la Nación, el expresidente Alberto Fujimori sorprendió al país anunciando la intervención del Congreso, junto a otras instituciones públicas, para llevar a cabo una “profunda transformación del Estado y sus instituciones”.

A la mañana siguiente, Felipe Osterling fue impedido de ejercer funciones y se le negó su ingreso al Palacio Legislativo, en el Centro de Lima; mientras que Ramírez del Villar, también líder del PPC, fue cesado en sus labores legislativas y recluido en su residencia bajo arresto domiciliario.

El depuesto Congreso se mantuvo sesionando en secreto y después en el Colegio de Abogados de Lima, a fin de dictar una norma para destituir de la presidencia a Fujimori y nombrar en su reemplazo al vicepresidente Máximo San Román. Al año siguiente se instaló el Congreso Constituyente Democrático, que aprobó la Constitución de 1993 y que instituyó el sistema unicameral.

CAMBIOS. 

Tras la reforma anunciada por el Ejecutivo, diversos constitucionalistas consultados han defendido la restitución de la Cámara Alta, como un espacio que permita corregir la calidad y la producción de leyes, ante los escasos resultados del mecanismo de segunda votación que hoy rige en el Congreso.

A ello se suma el rechazo ciudadano a la práctica parlamentaria de los últimos años por supuestos blindajes en juicios políticos y la escasa promulgación de normas en beneficio del país. A diferencia del último régimen bicameral, el Gobierno propone que la Cámara de Senadores y Diputados lo conformen 30 y 100 legisladores, respectivamente. Los detalles de la elección y la representatividad será establecida —según recomendación de expertos— en una ley orgánica que pueda ser modificada conforme al aumento de la población. 

Lo más leído